Trump le hizo un favor a Biden al pedir “sanciones de retroceso” contra Irán en virtud de una resolución del Consejo de Seguridad

Bloomberg

El presidente Donald Trump le ha hecho un considerable favor al nominado presidencial demócrata Joe Biden al pedir “sanciones de retroceso” contra Irán en virtud de una resolución de 2015 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Biden y los suyos se han comprometido reiteradamente a unirse al acuerdo nuclear de Irán de 2015, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto, o Paic, del cual Trump se retiró en mayo de 2018. Sin embargo, tras haber clavado con razón una estaca en el corazón del acuerdo, Trump ahora lo está resucitando diplomáticamente.

La Casa Blanca afirmó el 20 de agosto que EE.UU. seguía siendo un “estado participante del Paic” en virtud de la Resolución 2231 y, por lo tanto, tenía derecho a invocar un retroceso. Por supuesto, cuando Trump abandonó el acuerdo, ordenó al Departamento de Estado “tomar todas las medidas apropiadas para cesar la participación de Estados Unidos en el Paic”.

Aunque los reveses en política exterior de Trump son la norma, no la excepción, incluso para él fue un hito. Podría presagiar cambios más sorprendentes en un segundo mandato cuando, desde la seguridad de la reelección, Trump enfrentaría muchas menos restricciones políticas. Irónicamente, también es una medida útil para Biden si gana la presidencia.

Los partidarios del acuerdo nuclear en el Consejo de Seguridad (los otros cuatro miembros permanentes y Alemania) rechazaron la maniobra de Trump, como se predijo ampliamente. Después de las consultas con el presidente del consejo, solo República Dominicana estuvo de acuerdo con EE.UU., lo que sentó las bases para simplemente ignorar la solicitud estadounidense en lugar de iniciar procedimientos de retroceso.

El martes por la tarde, el presidente del consejo, Dian Triansyah Djani de Indonesia, anunció que simplemente no planeaba tomar más medidas. Eso significa que la carga de seguir adelante recae completamente en Washington, pero no bajo las reglas del retroceso. Por lo tanto, cualquier medida de Estados Unidos, como proponer una resolución para anular al presidente del consejo, necesitaría al menos nueve votos y, si se considera sustantivo en lugar de procesal, ningún miembro permanente. Al menos por ahora en la ONU, EE.UU. está en una jaula de fabricación propia.

Los abogados del Departamento de Estado, en una opinión que no está disponible públicamente, aparentemente argumentan que, una vez definido como “estado participante del Paic”, Estados Unidos lo sigue siendo para efectos del retroceso. Esto no solo es incorrecto legalmente y no es la intención de los redactores del pacto nuclear, sino que, irónicamente, podría ser contraproducente para EE.UU. si Biden gana las elecciones.

Al afirmar que EE.UU. tiene algún derecho incluso en un aspecto del acuerdo, Trump abre la posibilidad de que diplomáticos creativos encuentren otros derechos, y por lo tanto responsabilidades, que surgen de la resolución 2231 y otras disposiciones del acuerdo. Esto daría legitimidad a cualquier esfuerzo de la Administración de Biden para reingresar completamente al Paic.

La mejor lógica es la siguiente: Estados Unidos está en el acuerdo o fuera de él. Este razonamiento es simple, directo y, lo más importante, refleja la realidad. El argumento de que somos “participantes” para algunos propósitos pero no para otros debería preocupar a los formuladores de política estadounidenses; es mucho más probable que las naciones extranjeras lo usen contra EE.UU. cuando intente liberarse de otros acuerdos internacionales que ya no promueven los intereses nacionales. Cuando salgamos, deberíamos estar fuera, punto. Dicha estrategia a más largo plazo, sin embargo, es ajena al enfoque de Trump en materia de política exterior y mucho más.

Las contramedidas contra la estratagema de EE.UU. continúan acumulándose. Además de negar que EE.UU. tenga legitimidad, algunos partidarios del Paic dicen que Washington no ha cumplido con los requisitos previos establecidos en las cláusulas de resolución de disputas del pacto. Estos involucran un proceso complejo y potencialmente prolongado para resolver disputas de cumplimiento, precisamente para evitar confrontaciones en el Consejo de Seguridad que podrían hacer que todo el acuerdo colapsara.

El equipo de Trump ha ignorado estos procedimientos, confiando en cambio en acciones que Gran Bretaña, Francia y Alemania iniciaron en enero, las cuales no se han resuelto. Esta táctica refleja el temor privado de Washington de que seguir el proceso del pacto nuclear antes de convocar al Consejo realmente sea un requisito previo necesario. De serlo, esto constituirá un segundo ejemplo de “participación” de EE.UU. en un acuerdo que supuestamente abandonó.

Sin embargo, de manera crítica para los defensores del acuerdo, sus procedimientos brindan amplias oportunidades para atascar todo el proceso de retroceso. Como escribí en 2015: “Aunque cada etapa ha prescrito límites de tiempo, estos se pueden ‘extender por consenso’, una fórmula al estilo de Naciones Unidas para una palabrería interminable antes de que, finalmente, una parte agraviada convoque al Consejo de Seguridad a votar para aplazar las sanciones. Pero es difícil ‘retroceder’ cuando se está atrapado en un pozo diplomático de brea”.

Por lo tanto, tener que ingresar al proceso de resolución de disputas podría arrastrar las cosas más allá de las elecciones de noviembre, tal vez incluso después de la posesión de 2021. Como mínimo, exigir que Estados Unidos atraviese el pantano del PAIC crea confusión y demora, lo que le da a los defensores del pacto más tiempo para encontrar otros obstáculos que impidan que las sanciones de la ONU vuelvan a entrar en vigencia.

No está claro por qué Trump está jugando a esta charada peligrosa y contraproducente. Incluso si se revivieran las sanciones suspendidas de la ONU, es probable que no impongan ninguna carga materialmente mayor a Irán que el efecto ya aplastante de la reanudación de las sanciones unilaterales por parte de Estados Unidos en 2018 y otras que se han agregado desde entonces.

Además, la respuesta real a las ambiciones nucleares de Teherán está siendo administrada actualmente por quien sea que esté destruyendo sigilosamente elementos clave de los programas nucleares y de misiles balísticos de Irán. La actividad de la administración Trump en la ONU en estos días es una actividad secundaria, tal vez en gran parte destinada a fines políticos internos. El papel de la diplomacia radica en los continuos esfuerzos para persuadir al Reino Unido, Francia y Alemania de que abandonen el pacto.

La alternativa puede ser que un presidente Joe Biden reviva el Paic, con profunda gratitud hacia Donald Trump por hacerlo posible.