El resultado del Producto Interno Bruto en Francia refleja el impacto que ha tenido la crisis de Covid-19 en esta economía europea

María Carolina Ramírez Bonilla - mcramirez@larepublica.com.co

Empiezan a conocerse las cifras de crecimiento económico en los países europeos y tal como se había pensado son desalentadoras. El primero en publicar los resultados de su producción es Francia. El Banco de Francia informó que el PIB de este país cayó 6% en el primer trimestre.

En un comunicado aseguró que el único descenso trimestral del PIB de esa magnitud en la serie histórica se había registrado en el segundo trimestre de 1968, cuando el retroceso fue de 5,3%, aunque entonces en los tres meses siguientes se produjo una recuperación de 8%.

"El hundimiento del PIB en el primer trimestre de 2020 está directamente relacionado con los efectos del confinamiento por el coronavirus, que de acuerdo con los cálculos del Banco de Francia acarrea una caída de la actividad de 32% en el conjunto de la economía del país", dijo la agencia EFE en el registro de esta noticia.

Según el informe del Banco de Francia el sector de la construcción perdió 75%, en el comercio, los transportes, el alojamiento y los restaurantes (-65%), así como en la industria, excluidas las industrias agroalimentarias y energéticas (-48%).

Los menos afectados pero también con crecimiento negativo fueron agricultura y la industria agroalimentaria (-6%), la energía, el tratamiento de carbón y el refinado (-15%) y los servicios financieros e inmobiliarios (-12%).

Pero esto no para ahí. Lo que refleja este primer dato es tal vez la tendencia que tendrán para los otros países, así lo deja ver el informe de El País de España en el que se cita que la economía Alemana, próxima en presentar sus resultados, también tendría un comportamiento negativo. Esto llevaría a que las dos potencias europeas entraran en recesión.

"El PIB de Alemania registrará en 2020 una contracción de 4,2% como consecuencia del impacto de la pandemia de Covid-19 y de las medidas de contención implementadas, que arrastrarán a la economía germana en el segundo trimestre a una caída histórica de 9,8%, la más profunda de toda la serie histórica y más del doble del hundimiento contabilizado en el primer trimestre de 2009, el peor de la Gran Recesión en el país, según los pronósticos de los principales institutos germanos de investigación económica", cita el medio español