miércoles, 12 de abril de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

La mayor sucesión de subidas del precio del crudo desde el pasado mes de diciembre impulsa su cotización hasta la zona de máximos del año. El barril de Brent se refuerza hoy por encima de los 56 dólares, y el West Texas, de referencia en EE.UU., se acerca a los US$54.

Las compras con el cambio de trimestre han neutralizado la corrección sufrida el mes pasado, cuando el barril de Brent se quedó a las puertas de bajar de la barrera psicológica de los US$50.

Desde entonces las subidas han cobrado fuerza, alentadas por el resurgir de las tensiones geopolíticas propiciado por el ataque de Estados Unidos en Siria y por las presiones de Arabia Saudí para prorrogar los recortes de la Opep.

Las últimas informaciones apuntan a que el mayor productor mundial de crudo, Arabia Saudí, ha instado al resto de miembros del cártel petrolero a prorrogar los recortes vigentes hasta el fin del primer trimestre. La decisión de extender los recortes otros seis meses más deberá adoptarse en la cumbre de la Opep prevista para el 25 de mayo en Viena.

Según los datos de marzo avanzados hoy, la Opep redujo su producción en otros 153.000 barriles diarios, hasta los 31,92 millones, claramente por debajo del límite fijado en los recortes, establecido en 32,5 millones. En este freno ha tenido un papel destacado Arabia Saudí, con una producción de 9,90 millones de barriles diarios, frente a los 10,01 de febrero.

Las últimas tensiones geopolíticas podrían aumentar las discrepancias en el seno de la Opep, agitada en los últimos tiempos por las disputas latentes entre dos grandes potencias petroleras como Irán y Arabia Saudí.

Los efectos del ataque de EE.UU. en Siria podrían extenderse además a otras potencias como Rusia. En las últimas jornadas el Gobierno de Moscú ha reconocido públicamente el deterioro de las relaciones con EE.UU.