La elección de diputado en Peterborough podría dar entrada en Westminster a la formación de Nigel Farage.

Expansión - Madrid

Los comicios que hoy se celebran en Peterborough, localidad al este de Inglaterra, pueden ser un nuevo paso en la disgregación política que vive Reino Unido como consecuencia del Brexit, en caso de que permitan el acceso a la Cámara de los Comunes del nuevo partido que reclama una salida brusca de la UE.

Según las casas de apuestas, el Partido por el Brexit -fundado hace cuatro meses por Nigel Farage- es favorito para ganar las elecciones, convocadas tras un escándalo que provocó el cese del anterior parlamentario por esa circunscripción, la política laborista Fiona Onasanya.

El mensaje de Farage, quien acusa a los grandes partidos de "traición" por no haber implementado ya el Brexit, cala en Peterborough, donde el 61% de los votantes apoyó la salida de la UE en el referéndum de 2016. Antiguos simpatizantes conservadores y laboristas, partidarios del Brexit, podrían hacer clara hoy su protesta votando por Mike Greene, el candidato de Farage.

Los laboristas presentan a Lisa Forbes, quien espera mantener el respaldo de los ciudadanos a quienes preocupa más el funcionamiento de los servicios públicos que el Brexit, y además temen el impacto económico de una salida brusca de la UE. En las elecciones de 2017, los laboristas ganaron a los conservadores en este distrito por apenas 600 votos, sobre un total de 45.000

En las elecciones al Parlamento europeo celebradas en Reino Unido el pasado 23 de mayo, el Partido del Brexit fue el más votado en el país con un 32% de las papeletas, mientras que en Peterborough ganó con el 38%.

Aunque en otras ocasiones los resultados en los comicios europeos son muy distintos a los de Westminster, Farage augura que la ola de descontento por el Brexit le puede dar una significativa representación parlamentaria para romper el tradicional bipartidismo británico.

Un nuevo éxito del Partido del Brexit puede empujar todavía más a los conservadores hacia la designación de un sustituto de la primera ministra Theresa May que esté dispuesto a un divorcio caótico con Bruselas. El favorito es Boris Johnson, cuyo plan es salir de la UE el próximo 31 de octubre, haya acuerdo o no con Bruselas, y no convocar elecciones hasta que esté más claro el proceso del Brexit.