La Comisión Europea propuso el mes pasado una reducción de las emisiones para 2030 de “al menos 55%”, que sería económicamente viable

Reuters

Los miembros del Parlamento Europeo se preparaban el martes para una dura votación sobre el nuevo objetivo climático de la Unión Europea para 2030, con los apoyos divididos en torno a las ambiciones medioambientales del bloque.

La cámara votará por la tarde un proyecto de ley histórico para hacer que los objetivos climáticos de la UE sean legalmente vinculantes. El punto más polémico lo constituye un nuevo objetivo de reducción de emisiones para la presente década.

El objetivo actual de la UE es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 40% para 2030, en comparación con los niveles de 1990. Pero esta reducción debe mejorarse si el bloque quiere llegar a ser climáticamente neutro para 2050.

La Comisión Europea propuso el mes pasado una reducción de las emisiones para 2030 de “al menos 55%”, que a su juicio sería económicamente viable pero que requeriría de políticas más duras para muchos sectores, incluyendo normas más estrictas sobre las emisiones de los automóviles y mayores costes a la emisión de carbono para la industria manufacturera y las líneas aéreas.

La Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo votó el mes pasado a favor de un objetivo de reducción de 60% para 2030, que grupos que representan poco menos de la mitad de la cámara dijeron que apoyarán el martes. Algunas fuentes oficiales dijeron que se habían sumado suficientes votos adicionales como para una mayoría muy ajustada.