Los mercados cuentan con nuevos planes adicionales de rescate de la economía como el anuncio de Corea del Sur

Expansión - Madrid

Los mercados activan hoy una oleada alcista. El próximo levantamiento del cierre de Wuhan, el epicentro inicial del coronavirus, muestra el camino hacia la normalización social y económica. La renta variable asiática se dispara, Wall Street acelera sus subidas, y las Bolsas europeas relanzan también la remontada. El Ibex tiene el camino despejado para alejarse de mínimos, con la vista puesta cerca de los 6.500 puntos. Santander cotiza al alza tras el recorte del dividendo, e Inditex acelera su rebote.

Los mercados financieros están lejos aún de encontrar la estabilidad. Pero en la última semana al menos han ido combinando fuertes caídas con subidas contundentes, frenando la sucesión de mínimos. Los multimillonarios planes de ayuda lanzados por gobiernos y bancos centrales han contribuido a contener las alertas económicas derivadas del parón de la actividad en buena parte de las principales economías mundiales. Entre los bancos centrales que han ido más lejos en sus ayudas sobresale la Reserva Federal de EE.UU., que ayer anunció un plan ilimitado de compra de activos. Según los analistas de Pimco, este plan de la Fed "ayuda a evitar el daño de largo plazo y puede acelerar la recuperación económica". Los mercados descuentan además un inminente acuerdo final entre Republicanos y Demócratas para lanzar un plan de estímulos billonario en EE.UU.

Desde el anuncio sorpresa de la Fed, los mercados cuentan con nuevos planes adicionales de rescate de la economía, como el anunciado hoy en Corea del Sur. Pero la mayor novedad hoy no procede tanto del ámbito económico o monetario. Los inversores ven la luz al final del túnel en China. Las autoridades del gigante asiático han levantado desde hoy las restricciones al tráfico en la provincia de Wuhan, y a partir del 8 de abril levantarán el cierre de la ciudad que se convirtió inicialmente en el epicentro de la pandemia del coronavirus. La medida deja patente el carácter temporal de la situación excepcional creada por el virus, y muestra el camino hacia una progresiva normalización de la actividad social y económica.

La renta variable de Asia ha reaccionado al inminente fin del bloqueo de Wuhan con una de las mayores subidas desde el estallido de la crisis del coronavirus. El Nikkei de Tokio se ha disparado más de un 7%, y el Kospi de Seúl un 8,6%, alentado también por los 80.000 millones de dólares de ayuda anunciados por el Gobierno coreano.

El optimismo se traslada a Wall Street, con subidas de hasta el 7%, y esta oleada alcista inunda también los mercados europeos, que no se ven sorprendidos a estas alturas por el desplome de un indicador macro como el PMI compuesto de la eurozona. En marzo se ha desplomado desde los 51,6 de febrero hasta los 31,4 puntos (los 50 puntos son la barrera que separa el crecimiento positivo de la contracción). El dato empeora las previsiones de los analistas consultados por Reuters, que esperaban una cifra de 38,8 puntos.

La Bolsa española se une a la oleada alcista de los mercados. Despega para alejarse de los mínimos de la semana pasada (los 6.107 puntos), y de los niveles que llegó a registrar ayer, cuando rozó por momentos este suelo. Las subidas de hasta el 5% impulsan al Ibex a máximos intradía por encima de los 6.500 puntos.

Los bancos, hundidos a mínimos históricos con la crisis y con las más de 40 rebajas de tipos aprobadas a nivel mundial en apenas un mes, intentan sumarse a la remontada generalizada en los mercados. La mayor parte de las miradas las acapara Santander, que anunció anoche la reducción a un único pago del dividendo de 2020. Las acciones del banco cotizan al alza en la jornada de hoy, y amplían su colchón por encima del nivel de los 2 euros. El conjunto del sector bancario remonta en Bolsa, y BBVA roza los 3 euros por acción.

Uno de los valores más castigados del Ibex en la sesión de ayer, Acciona, cuenta hoy a su favor con las sorprendentes previsiones anunciadas por su participada alemana Nordex, disparada más de 20% en Bolsa. A cambio, la empresa española, la única del Ibex que al cierre de ayer resistía en positivo en 2020, tiene que afrontar la rebaja de recomendación, hasta 'vender', emitida por los analistas de Citigroup.

La empresa del Ibex más castigada en lo que va de año, IAG, se une a las subidas. La aerolínea remonta el vuelo en Bolsa con subidas de hasta 10%, con los inversores muy atentos al levantamiento de las restricciones en China y a las posibles ayudas que podría recibir la empresa para poder recuperarse del azote de la crisis del coronavirus en el sector. Sin abandonar el sector aéreo, Aena se queda rezagada en el Ibex al confirmar que estudia la cancelación de su dividendo por la drástica caída de los ingresos.

La remontada del petróleo frena el rebote de las aerolíneas, pero supone todo un estímulo para las empresas más vinculadas con las materias primas. Repsol roza por momentos el 10% de subida, y ArcelorMittal alcanza incluso el 15% de subida.

Las esperanzas de una próxima normalización en China dan alas a la remontada de Inditex. El gigante textil, que tiene en el gigante asiático su segundo mayor mercado, roza por momentos 10% de subida, hasta acercarse a los 23 euros por acción.

El resto de Bolsas europeas acelera también igualmente su remontada, a pesar de los datos de PMI, y espoleada por las referencias alcistas de Wall Street. Las crecientes medidas de confinamiento en Europa ahondarán el parón económico, pero acortan de paso el fin del periodo excepcional provocado por el coronavirus. La mayor estabilidad lograda en el mercado de deuda a raíz de las ayudas de gobiernos y bancos centrales y el ejemplo de los progresos en Wuhan animan a los inversores a lanzarse a la compra de 'rebajas' en Bolsa.

La jornada supone todo un respiro para el sector más castigado desde el estallido de la crisis del coronavirus, el de las aerolíneas. El fin de las restricciones en Wuhan marca el camino para el sector, aliviado en su desplome por la predisposición de los gobiernos a salir en ayuda de las empresas. Aerolíneas como Air France y Lufthansa remontan el vuelo en Bolsa, aunque la mayor subida se la anota Norwegian Air, que ha cerrado el acuerdo con los bancos para el primer tramo del rescate. El impacto del coronavirus se generaliza a la práctica totalidad de sectores. La empresa francesa de bebidas espirituosas Pernod Ricard ha cifrado este impacto en cerca de 20% de su beneficio. Entre las subidas más destacadas de la jornada figura Nordex. La empresa controlada por Acciona se dispara hasta 20% al sorprender con sus previsiones de negocio.

El petróleo se une a la remontada predominante en los mercados. La menor aversión al riesgo acelera el rebote del barril de Brent hasta el entorno de los US$28. El barril tipo West Texas, de referencia en EE.UU., alcanza los US$24, más lejos de los mínimos de US$20 que tocó la semana pasada.

En medo de la continua marejada que viven los mercados destaca la estabilidad que traslada un día más la deuda pública europea. Desde que el BCE lanzara su programa de compra de deuda de 750.000 millones de euros, los cambios se han minimizado. El interés del bono español repite cerca del 0,80%, y la prima de riesgo supera los 110 puntos básicos.

A diferencia de la deuda pública, las divisas sí registran cambios más significativos. La resaca del anuncio de la Fed de realizar comprar ilimitadas de deuda mantiene debilitado al dólar. El euro amplía su remontada hasta los 1,08 dólares, mientras que la libra se atasca en US$1,16, cerca aún de sus mínimos desde 1985.