El regulador británico sanciona con 51 millones de euros al banco estadounidense

Diario Expansión - Madrid

El Banco de Inglaterra, a través del departamento que supervisa a los bancos con operaciones en Reino Unido (PRA), ha impuesto una multa de 44 millones de libras (51 millones de euros) a las filiales británicas de Citigroup, por no informar de manera correcta al regulador sobre sus posiciones de capital y liquidez durante varios años.

Se trata de la mayor sanción aprobada nunca por la PRA. Otras multas superiores impuestas a los bancos en Reino Unido, por hechos como la manipulación de los tipos de interés o del mercado de divisas, fueron establecidas por la Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por sus siglas en inglés).

Entre junio de 2014 y diciembre de 2018, las operaciones Citi en Londres "no emitieron informes completos y rigurosos al regulador", como consecuencia de graves errores en sus sistemas internos de flujo de datos, según el Banco de Inglaterra. "Aunque Citi mantuvo un superávit de liquidez y capital en todo momento, los errores persistieron durante un significativo periodo de tiempo y fueron serios y extendidos. Esto llevó a significativos errores en los informes, incluyendo seis asuntos sustanciales que podrían haber tenido un impacto material. Esto significa que los informes no eran fiables y no daban a la PRA una imagen real de la posición de capital y liquidez de Citigroup Global Markets Limited".

De acuerdo al análisis del supervisor, Citi no dedicó un número suficiente de empleados para elaborar los informes, y buena parte de la documentación enviada era "inadecuada, dada su tamaño, complejidad e importancia sistémica".

Sam Woods, subgobernador del Banco de Inglaterra y consejero delegado de la PRA, indica que "unos informes regulatorios rigurosos por parte de las firmas son vitales para que la PRA pueda cumplir con su labor. Citi no alcanzó los estándares de gobernanza y supervisión que se espera de un banco sistémico".

Citi aceptó las conclusiones de la investigación, gracias a lo que ha obtenido una rebaja del 30% en la sanción. Si no, hubiera sido de 62,7 millones de libras.

Según fuentes del banco estadounidense, "Citi da una alta prioridad a cumplir con los requisitos de información a los reguladores, y ha dedicado significativos recursos a ello antes, durante y después de los hechos a los que se refiere la PRA. Citi cooperó totalmente con la PRA durante el proceso, y en 2019 una firma contable independiente confirmó que el banco ha solucionado los problemas identificados".