RIPE:
EXPANSIÓN

La FDA ha fundamentado su decisión en evidencia científica que sugiere que el trasplante de plasma reduce la mortalidad

Expansión - Madrid

El presidente Donald Trump ha celebrado este domingo, víspera de la Convención Nacional Republicana en la que será reelegido como candidato republicano a la Casa Blanca, el anuncio de la aprobación por parte de la FDA del uso de plasma convaleciente para pacientes graves de Covid 19.

La transfusión de plasma sanguíneo con anticuerpos de personas que han superado la Covid 19 mejora la respuesta inmune, según resultados preliminares que han dado pide a que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, en sus siglas inglesas) apruebe el uso de emergencia de esta vía terapéutica en pacientes críticos, según anunció ayer el organismo regulador.

La FDA ha fundamentado su decisión en evidencia científica que sugiere que el trasplante de plasma reduce la mortalidad y mejora la salud de los pacientes infectados en los primeros tres días de hospitalización, según un ensayo clínico realizado sobre 20.000 pacientes. Actualmente, unos 70.000 enfermos han sido tratados con esta aproximación terapéutica en hospitales como el Monte Sinaí de Nueva York y el Johns Hopkins.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha elogiado la decisión de la FDA un día después de criticar a la agencia de impedir el lanzamiento de nuevas vacunas y terapias en la pandemia "por razones políticas", informa Reuters.

"Esto es lo que he estado buscando hacer durante mucho tiempo", señaló ayer Trump en una breve y poco habitual rueda de prensa en la Casa Blanca, informa Reuters. "Me complace hacer un anuncio histórico en nuestra batalla contra el virus de China que salvará innumerables vidas", señaló el mandatario.

Rencillas tuiteras
"Parece que el tratamiento es seguro y podemos continuar administrándlodada la ausencia de fallos de seguridad, ha señalado el directode del Centro para Evaluación y la Investigación Biológica de la FDA, Peter Marks.

Un día antes de esta conferencia de prensa, Trump acusó en Twitter al comisario de la FDA, Stephen Hahn, de "ponérselo muy difícil a las compañías farmacéuticas para ensayar tratamientos y vacunas en pacientes". Con anuncios como este, el aspirante a la reelección republicana busca que los adelantos y progresos terapéuticos que atajen la pandemia se traduzcan en rédito electoral durante la convención republicana y la posterior campaña electoral.

De hecho, Michael Steele, que fue presidente del Comité Nacional Republicano entre 2009 y 2011 había acusado a la administración Trump de anteponer la política a la ciencia. "No se trata de buena ciencia o incluso de la salud, se trata de su reelección", dijo en Twitter.

Los rumores sobre una vacuna en otoño
La agencia reguladora estadounidense también aprobó el uso de emergencia del remdesivir de Gilead a principios de año y los medicamentos terapéuticos que se están estudiando específicamente para COVID-19 podrían ser autorizados para su uso y producción en otoño.

La Casa Blanca ha declinado hacer comentarios acera de una información de Financial Times en la que se asegura la apuesta de una vacuna experimental de AstraZeneca y la Universidad de Oxford para su uso en los Estados Unidos antes de las elecciones del 3 de noviembre, la AZD1222.

El FT asegura, basándose en fuentes de la administración estadounidense, que la FDA podría autorizar el uso de emergencia en octubre a la posible vacuna.

Una portavoz de AstraZeneca ha negado dichas especulaciones a las que ha calificado de "prematuras" y el laboratorio asegura que los ensayos de fase final de fase 2 y fase 3 para su vacuna candidata aún están en curso en Gran Bretaña y otros mercados y no garantiza resultados hasta finales de este año.