La compañía con sede en Sao Paulo, tuvo que enfrentar un aumento de 62% en gastos para cubrir préstamos morosos

Bloomberg

La ola de protestas que afrontó América Latina dejó daños colaterales en el mayor banco de la región: Itaú Unibanco. Bloomberg informó que la compañía dirigida por Candido Bracher "registró un aumento en las provisiones para pérdidas crediticias en el cuarto trimestre, ya que los disturbios que estallaron en Chile y Colombia en octubre asestaron un golpe a la actividad económica".

Se agregó que "la calidad crediticia también empeoró en Argentina, después de la victoria aplastante de un candidato izquierdista que trastornó los mercados".

Así, de acuerdo a los datos entregados por Bloomberg, los gastos para cubrir préstamos morosos aumentaron un 62% en el cuarto trimestre respecto al año anterior a US$ 1.400 millones, y el grueso provino de Itaú Corpbanca, el negocio de Itaú en Chile y Colombia.

El banco dijo que rebajó el riesgo de los clientes del segmento corporativo en ambos países. El grupo también tuvo mayores gastos operativos en Chile como resultado de la convulsión social y el cierre de sucursales.

Cabe recordar que Itaú se ha centrado en el crecimiento fuera de su país de origen en los últimos años ya que Brasil atravesó la peor recesión de su historia y el banco no pudo realizar grandes adquisiciones allí.

Ahora parece que la suerte ha cambiado: el crecimiento de Brasil se acelerará en 2020, justo cuando los países vecinos se quedan atrás. Brasil sigue siendo, con diferencia, la mayor fuente de beneficios de Itaú, y representa casi el 95% de sus ingresos netos.

Mientras tanto, las cosas no están mucho mejor en Argentina. La agitación del mercado a raíz de la victoria de Alberto Fernández en las elecciones presidenciales de octubre supuso un incremento de las provisiones para cubrir los préstamos corporativos deteriorados, lo que el banco compensó con mayores ingresos de las operaciones de mercado.