RIPE:
ELOBSERVADOR

Las autoridades entrantes estudiarán la propuesta presentada por el edil nacionalista Diego Rodríguez, y deberán analizar cuál sería la renuncia por parte de la comuna si se exoneraran tributos a los operadores turísticos

El Observador - Montevideo

La intendenta electa Carolina Cosse y el futuro director de la división Turismo de la comuna, Fernando Amado, se reunieron este miércoles con el edil nacionalista Diego Rodríguez y se comprometieron a evaluar su proyecto de decreto para declarar la emergencia turística en Montevideo de cara al verano con fronteras cerradas.

Rodríguez, que será el coordinador de la bancada del Partido Nacional en la Junta Departamental, calicó la reunión como "muy positiva" y destacó que Cosse está "dispuesta al diálogo". Por su parte, valoró como una "buena señal" que Fernando Amado esté al frente de la división Turismo de la comuna, más allá de las diferencias partidarias.

"La intendenta electa se comprometió a estudiarlo y generar una mesa de diálogo para darle un sustento y una solución aunque sea parcial", dijo el edil a El Observador.

Uno de los aspectos a analizar consiste en calcular cuál sería la renuncia por parte de la comuna si se exonera de impuestos a los operadores turísticos.

Este lunes Rodríguez mantuvo una reunión con la Asociación Turística de Montevideo para conversar acerca de los desafíos que enfrenta el sector durante la emergencia sanitaria. El edil adelantó que pretende -por fuera del proyecto de decreto presentado a la Junta Departamental- establecer una mesa de diálogo que comprometa a su vez al sector privado.

"El sector privado también debe dar señales, ahí es un trabajo conjunto entre la IMM, los operadores y el sector político", declaró.

Comentó que la idea es acordar con distintos grupos económicos la posibilidad de aplicar estímulos a turistas que provengan de otros departamentos del país. A modo de ejemplo, acordar con el sector hotelero o gastronómico para que establezcan descuentos en los precios para una familia que venga desde Paysandú a visitar la capital.

El texto redactado presentado al legislativo departamental días atrás propone que la Intendencia de Montevideo (IMM) suspenda por seis meses el cobro de las obligaciones derivadas de toda deuda originada en tributos departamentales de los operadores del turismo en el departamento, registradas durante el último año anterior a marzo de 2020.

Esta excepción abarcaría a las viviendas habituales de los socios y directores de las empresas, a los inmuebles y vehículos afectados a la actividad de la empresa, los tributos domiciliarios y las tasas departamentales vinculadas de alguna forma a la actividad turística, según informó El País y confirmó El Observador.

Además, el proyecto declara "la suspensión temporal por año" del pago de tributos departamentales afectados a la contribución inmobiliaria de las viviendas habituales de los propietarios y de las sedes de las empresas, los tributos domiciliarios de las instalaciones en que los operadores desarrollan su actividad y las tasas vinculadas de alguna forma a la actividad.

Montevideo es el punto más concurrido del país por turistas que arriban desde el exterior. El Ministerio de Turismo informó a comienzos de año que ingresó un total de 1.003.379 visitantes a la capital en 2019, lo que implica casi el doble que los recibidos por el segundo destino preferido -Punta del Este con un total de 584 mil visitantes-. El gasto fue de U$S574.986.163 que ingresaron a la capital.

Este año, no obstante, el presidente Luis Lacalle Pou adelantó que las fronteras estarán cerradas salvo excepciones, por lo que la temporada va a ser un "verano restringido".

"La idea es darle respuestas a un sector muy castigado", declaró Diego Rodríguez, que pertenece al sector Aire Fresco fundado por el hoy presidente Luis Lacalle Pou.