RIPE:
GESTIÓN

Se considera que su propuesta para llevar gas de Camisea al sur del país evitaría salida de Naturgy de la competencia

Diario Gestión - Lima

Sin haber transcurrido la tercera parte del plazo de su contrato, la empresa colombiana Contugas ve probable que se retire de la concesión ganada en el 2009 para distribuir y comercializar gas natural en Ica. Paulo Bacci, su gerente general, considera que el Estado peruano no está cumpliendo con su parte del acuerdo.

“No hemos tenido la garantía de que los contratos de concesión se respeten tal como se firmaron. Es probable que Contugas pueda incurrir en alguna causal que le impida continuar con su voluntad de seguir prestando el servicio hasta el final de la concesión. Nuestra concesión es por 30 años, pero queremos que se respeten algunas reglas bajo las cuales firmamos un contrato de concesión con el Estado peruano”, expresó en entrevista con Gestion.pe.

Con ello alude a la Resolución 073-2020 emitida por Osinergmin en junio de este año, que establecía un procedimiento temporal para el cálculo de las tarifas de gas durante el estado de emergencia. Si bien la norma era temporal, su vigencia podría volverse permanente si se aprobase el proyecto que modifica las “Condiciones Generales del Servicio de Distribución de Gas Natural y de la Aplicación de las Tarifas al Usuario Final”, publicado en julio.

Contugas y de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía sostienen que esta norma impide a las empresas distribuidoras y comercializadoras de gas natural trasladar parte de sus costos al usuario final, lo que les ocasiona pérdidas. La colombiana dice que no se ha fijado un plazo para tomar la decisión de retirarse del país ante la eventual continuidad de la medida, pero señaló que mediría sus efectos en 2021.

“En estos momentos estamos regidos por esta resolución temporal, que debería finalizar cuando concluya la emergencia sanitaria. Esperamos que no se siga extendiendo, porque si eso ocurre Contugas tendrá que revisar permanentemente su efecto adverso. La resolución nos impide trasladar los costos en los que incurrimos. Eso genera un desfase en las finanzas de la compañía y podría ocasionar pérdidas de hasta 10% si se prolongara por un año”, expresó Bacci.

Además, corroboró que es complicada la situación financiera de la compañía, tal como se indicó en una publicación hecha a mediados de octubre por El Espectador, según la cual el Grupo de Energía de Bogotá ha tenido que endeudarse de forma recurrente para mantener a flote a Contugas.

“Las finanzas de Contugas están siendo monitoreadas con ojo crítico por los accionistas. Queremos que el regulador y en general el Gobierno peruano respeten lo que está pactado en los contratos. El no honrar esos contratos ha colocado a Contugas en una situación difícil”, agregó.