El gremio señaló que el levantamiento de esta restricción en pleno incremento de casos de Covid-19 generaría un gran costo social

Gestión - Lima

El Colegio Médico del Perú (CMP) pidió al Ejecutivo ampliar el estado de emergencia y aislamiento social obligatorio para frenar el avance del nuevo coronavirus en el país.

A través de un comunicado señaló que el levantamiento de esta restricción en pleno incremento de casos de Covid-19, que a la fecha son 17.837 en el país, generaría un gran costo social y afectaría más a los ciudadanos en condición vulnerable. 

“Solicitamos al señor presidente y al ministro de Salud que consideren la ampliación de la cuarentena cuando menos dos semanas adicionales, por estrictas razones sanitarias, advirtiendo que el levantamiento de esta medida en pleno incremento de caso puede traer consigo un gran costo social especialmente a las poblaciones más vulnerables”, se lee en el pronunciamiento.

El CMP recordó que el Perú es uno de los países más afectados por el coronavirus en toda América, solo por debajo de Estados Unidos y Brasil. Indicó que gran parte de las personas que fueron infectados con este virus se contagió durante el aislamiento social obligatorio debido a las aglomeraciones en los mercados y bancos, desplazamiento de grupo de personas que buscan retornar a su lugar de origen, “relajamiento” en los controles para cumplir la cuarentena y búsqueda de apoyo alimentario.

Por ello la institución solicitó que se intensifiquen las restricciones durante la cuarentena.

“Es pertinente remarcar que los casos confirmados de Covid-19 durante la cuarentena demuestra algunas debilidades en esta principal medida. Por este motivo, se requiere de inmediato, intensificar medidas de aislamiento ya establecidas, implementar medidas efectivas y de alto impacto como el Cerco Comunitario Georeferenciado de casos positivos, la mejora de la capacidad de alerta-respuesta para la identificación e intervención de casos en un ámbito territorial afectado y la coordinación local e intersectorial (…) Esto implica incrementar los recursos para ampliar la capacidad operativa de todo el sistema sanitario, involucrando al Minsa, EsSalud, sectores privados, autoridades regionales, locales y demás organizaciones públicas, privadas y sociales”, precisa.