Los gobiernos nacionales de 15 países deben ratificar el pacto, que tardó ocho años, antes de que entre en vigor

The Wall Street Journal

Quince países, incluida China, firmaron un importante acuerdo comercial después de años de negociaciones difíciles, lo que plantea un desafío inicial para el presidente electo Joe Biden mientras formula las políticas comerciales de su administración.

La Asociación Económica Integral Regional, o Rcep crea un bloque regional que cubre alrededor de un tercio de la producción económica mundial.

Biden ha dicho que esperará antes de firmar nuevos acuerdos comerciales y buscará reunir aliados detrás de una política más enérgica para enfrentar a China. Sin embargo, el nuevo acuerdo asiático indica que otros países, incluidos aliados de Estados Unidos como Japón y Corea del Sur, están avanzando mientras tanto.

El nuevo bloque se extiende por muchas de las economías más grandes de la región de Asia y el Pacífico, que dejaron de lado las diferencias geopolíticas para impulsar el comercio y el crecimiento durante la pandemia de coronavirus. Además de China, incluye a Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda y 10 naciones del sudeste asiático, desde Indonesia y Vietnam hasta Tailandia y Singapur.

“Fomentar el libre comercio es aún más importante ahora que la economía global está en una depresión y hay indicios de que los países se están volviendo hacia adentro”, dijo el primer ministro japonés Yoshihide Suga durante la reunión de la Rcep con otros líderes.

La economía más grande del mundo, Estados Unidos, no forma parte del acuerdo. Estuvo involucrado en la concepción de un bloque diferente llamado Asociación Transpacífico, o TPP, que no incluía a Beijing y tenía como objetivo, en parte, contrarrestar la creciente influencia de China. Pero Washington, que rechazó los grandes pactos comerciales multilaterales bajo la administración Trump, se retiró de ese pacto , una versión modificada del cual fue firmada por los otros 11 países del grupo.

El acuerdo firmado aumenta la presión sobre Biden para que profundice el compromiso comercial de Estados Unidos en la región de Asia y el Pacífico. Advirtió el año pasado que si Estados Unidos no escribe las reglas de la carretera, China lo hará, y dijo que intentaría renegociar el TPP, pero no ha adoptado una posición firme de ninguna manera.

LOS CONTRASTES

  • Li KeqiangPrimer ministro de China

    “La firma muestra que el libre comercio y el multilateralismo todavía representan la dirección correcta de la economía mundial y la humanidad. Es un logro histórico”.

Aunque la mayoría de los países que forman parte del acuerdo del domingo ya tienen estrechos lazos comerciales (dependen unos de otros para productos desde importaciones de arroz hasta ventas de semiconductores), su nuevo acuerdo se considera significativo porque dará como resultado un sistema comercial más unificado. Eso debería facilitar a los fabricantes de la región importar materias primas de todo el bloque sin enfrentar aranceles altos, y exportar productos terminados en toda la región con aranceles más bajos, dijeron expertos comerciales familiarizados con el acuerdo.

El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo que la firma muestra que el multilateralismo y el libre comercio “todavía representan la dirección correcta de la economía mundial y la humanidad”. Dijo que el acuerdo es un “logro histórico de la cooperación regional del este de Asia” que proporcionaría un impulso a la economía mundial.

Según el gobierno de Japón, la Rcep eliminará los aranceles sobre 91% de los bienes entre los miembros. Reducirá las barreras comerciales con muchos de los socios comerciales más grandes de Japón, elevando el nivel de artículos no arancelarios enviados a Corea del Sur de 19% al 92%, ya China del 8% a 86%.

Cabe recordar que, los gobiernos nacionales deben ratificar el pacto antes de que entre en vigor.

A lo largo de ocho años de negociación, el acuerdo enfrentó profundos desafíos para equilibrar los intereses de países en distintas etapas de desarrollo. India, que era parte de la agrupación propuesta, se retiró el año pasado , preocupada de que el acuerdo condujera a una avalancha de importaciones. Suga de Japón dijo que lamentaba la decisión de la India y la alentaría a unirse.

“El hecho de que se pudiera llegar a un acuerdo con todas esas partes, incluida China, es un logro significativo”, dijo William Reinsch, experto en comercio del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, un grupo de expertos con sede en Washington DC.