.
GLOBOECONOMÍA

Chilenos, los que más comen fuera de su casa

sábado, 8 de octubre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Los tres países con mayor nivel de consumo de alimentos en restaurantes, entendido como cualquier establecimiento que venda alimentos preparados, son Chile, (con 79% de la población), y  Brasil y Colombia, (72%).

Aunque parezca que la crisis económica de la región parece no estar pegándole a todos los comensales, uno de los factores más importantes para elegir un restaurantes, para 49% de las personas es el precio, una variable no menor, si se tiene en cuenta que 11% de ellos como almuerza o cena una vez al día.

La experta en negocios del Politécnico Grancolombiano, Deisy de la Rosa Daza, le dijo a LR que aún cuando macroeconómicamente los números están fallando y que los ingresos de algunas personas son inferiores dada la coyuntura local, este no es un factor generalizado en la población.

“Si están consumiendo más es porque hay un segmento de la población que está teniendo mejores ingresos. Este tipo de consumo está ligado al nivel de recursos y puede que en el total de la población no hayan aumentado, pero de seguro hay segmento en el que sí hay más dinero”, explicó.

Y es que el informe de riqueza de Allianz de 2016 dejó ver que, aunque la inequidad en América Latina no parece estar mejorando, sí hay factores de medición que muestran una evolución en algunos países, como es el caso de Colombia, en el que hubo una reducción de la pobreza de 50% a 28%.

En el mismo sentido, según cifras del Dane, la clase media emergente tuvo un aumento significativo en el país, de modo que ahora el porcentaje de la población perteneciente a este grupo es 39,3%. Siguiendo la lógica que se planteo antes, es normal que con esta clase emergente en aumento, los comensales también sean más.

Pero no todo es color de rosa. Cálculos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) pronostican que el desempleo en la región aumentaría al menos 0,5% al finalizar este año, y esto ya se ha hecho notar en países como Chile, en donde el paro en julio ya era 1,1% mayor con respecto al del año pasado.

Entonces, ¿qué hace que los chilenos decida comer en la calle? Según el analista económico de  la Universidad Javeriana, César Ferrari, este dato, de hecho podría ser uno de los catalizadores del fenómeno.

“Cuando hablan de comer en restaurantes siempre nos imaginamos comiendo en uno, por ejemplo, muy elegante en el norte de Bogotá, pero cuando la gente come en restaurantes puede ser en cualquier sitio que encuentra en la calle . Si eso es así como lo estoy describiendo, cuando aumenta el desempleo y las dificultades, la gente sale como sea a rebuscarse la cena y por su puesto que come lo primero que encuentra en la calle”, le dijo Ferrari a este diario.

La tesis del analista puede ser considerada si se tiene en cuenta que, 65% de los latinoamericanos que come en la calle lo hacen en el horario del almuerzo, mientras que 45% lo hace en la cena y solo 13% consume el desayuno.

A esto se le puede agregar que 51% de los residentes de la región prefiere establecimientos de comidas rápidas, aunque se le puede sumar 18% que consume comidas de puestos ambulantes, y 10% que lo hace en autoservicios de cafetería, para un total de 79% de consumidores. En el caso colombiano, el porcentaje de personas que prefiere comidas rápidas es el mayor, con 53%.

Además, Daza agregó que “en general el aumento de la tendencia de comer afuera, en el caso de los latinoamericanos, puede darse, principalmente porque las ciudades son cada vez más congestionadas y los tiempos de desplazamiento ameritan  buscar esos espacios en la calle para comer”.

Por el contrario, en países del continente europeo, en donde la situación económica no pasa por su mejor momento, pero en donde sin duda los ciudadanos tienen mayores ingresos y poca inflación, que la que viven las naciones latinoamericanas, estos porcentajes varían dándole el mayor nivel a las cenas (61%), seguidas del almuerzo (52%) y muy lejos está el desayuno (9%).

Similar es la situación en Norteamérica en donde las cenas son las comidas preferidas para degustar en un restaurante, (69% de favorabilidad) y después está el almuerzo, con 51%.

En contraste a esta situación, aparecen países como Chile, Brasil, Colombia, Perú y Venezuela, los cuales están entre los 20 lugares del mundo en donde más se almuerza por fuera (puestos 2, 5,6, 11 y 18).

América Latina sobrepasa el promedio mundial

El promedio mundial de personas que comen por fuera de la casa al menos una vez al día o con mayor frecuencia según el más reciente estudio de consumo de Nielsen, asciende a 9%. Este valor, sin embargo, es superado por el promedio latinoamericano que llega a 11%, y hay una diferencia aún mayor con el promedio de los brasileños, que llega a 17%, lo que lo deja como uno de los 15 países que más come por fuera posicionándose en el puesto siete, por encima incluso de Estados Unidos que tiene una media de 12% y ocupa el lugar 11.

Las opiniones

Deisy de la Rosa Daza
Docente del Politécnico Grancolombiano
“Las ciudades son cada vez más congestionadas y los tiempos de desplazamiento ameritan buscar espacios fuera de casa para comer”.

César Ferrari
Analista de la Universidad Javeriana
“Cuando aumenta el desempleo la gente sale como sea a rebuscarse la cena y desde luego, come lo primero que encuentra en la calle “.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

España 23/06/2024 La Fórmula 1 y Amazon buscan una visualización de carreras personalizada con IA

El statbot rastreará archivos de carreras y analizará torrentes de datos de carreras en tiempo real para alimentar contexto y trivias

Ecuador 21/06/2024 Canciller mexicana descarta restablecimiento de relación con Gobierno ecuatoriano

La canciller enfatizó que Ecuador debe ofrecerle a México una disculpa pública por la violación a su embajada en Quito

EE.UU. 23/06/2024 El hack que paralizó a concesionarios de automóviles está en proceso de resolución

La compañía ha comenzado a trabajar para restaurar sus sistemas que alrededor de 15.000 minoristas de automóviles utilizan