RIPE:
GESTIÓN

En los exteriores de Palacio de Gobierno y del Congreso de la República se escucharon los cacerolazos y la frase “Sí, se pudo”

Gestión - Lima

Lima tronó con un cacerolazo masivo luego que Manuel Merino de Lama renunciara hoy a la Presidencia de la República, tras la marcha ciudadana que se realizó ayer en el Centro de Lima en rechazo a su asunción que terminó en tragedia con la muerte de dos jóvenes.

En los exteriores de Palacio de Gobierno y del Congreso de la República se escucharon los cacerolazos y la frase “Sí, se pudo” realizado por agrupaciones de personas y varios ciudadanos que residen en el Cercado de Lima. La misma acción se reportó en otros distritos de la capital, pues vecinos golpearon ollas y sartenes desde sus ventanas, como mensaje a que se pudo lograr que Merino de Lama dimita al cargo de mandatario.

“Dos jóvenes tuvieron que morir para que este desgraciado se vaya. Estábamos muy cansados de tanta corrupción. Hay mucha impunidad. El Perú es de nuestros hijos. Sí, se pudo”, dijo una de las manifestantes para América Noticias.

Vale recordar, que el Ministerio Público inició las investigaciones por la muerte de los ciudadanos Jack Brian Pintado Sánchez (22) y Jordan Inti Sotelo Camargo (24), víctimas de la represión policial durante la marcha nacional contra el régimen de Manuel Merino.