El acuerdo es "el próximo paso estratégico para reinventar BP", según un comunicado de la compañía emitido el lunes

Bloomberg

BP Plc acordó vender su negocio de productos químicos a Ineos Group Holdings SA, dando un gran paso hacia el fortalecimiento de sus finanzas y al mismo tiempo alentando su transición de ser una compañía petrolera tradicional.

La transacción significa que BP alcanza su objetivo de vender US$15.000 millones en activos antes de lo programado, ya que la industria petrolera enfrenta una inmensa presión financiera por la crisis del coronavirus. Recientemente, la compañía realizó su mayor cancelación en una década y dijo que despediría a 10.000 empleados a fines de este año.

El anuncio se produce pocos meses después de que el nuevo director ejecutivo, Bernard Looney, pusiera en marcha al gigante energético con sede en Londres para eliminar sus emisiones de carbono en 2050, un paso radical que desde entonces ha sido seguido por sus pares.

El acuerdo es "el próximo paso estratégico para reinventar BP", según un comunicado de la compañía emitido el lunes. "Fortalecerá aún más el balance de BP y cumplirá su objetivo de desinversiones acordadas un año antes de lo programado originalmente".

Defiende el dividendo
A pesar de los bajos márgenes recientemente, los petroquímicos generalmente se consideran una parte resistente a largo plazo del negocio petrolero, dijo el analista de Bloomberg Intelligence Will Hares en una entrevista. Dadas las malas condiciones para la venta de activos de exploración y producción, "este acuerdo podría ser una señal de que BP está haciendo todo lo posible para defender el dividendo".

Tras el sorpresivo recorte de dividendos de Royal Dutch Shell Plc el trimestre pasado, los analistas han advertido cada vez más que el pago de BP podría sufrir el mismo destino. El apalancamiento de la compañía, una medida de la deuda neta a capital, se ha disparado, mientras que su rentabilidad por dividendo se mantiene obstinadamente por encima del 10%, lo que sugiere que los inversores esperan un recorte.

El efectivo tan necesario no llegará a las arcas de la compañía por algún tiempo. Ineos le pagará a BP un ​​depósito de US$400 millones y otros US$3.600 millones al finalizar. Se aplazarán y pagarán US$1.000 millones adicionales en tres cuotas separadas de US$100 millones en marzo, abril y mayo de 2021, y los US$700 millones restantes se pagarán a fines de junio de 2021.

BP también reestructuró la venta de activos a Hilcorp Energy Co. y Premier Oil Plc a principios de este año, lo que en ambos casos dará como resultado pagos por etapas.

El acuerdo se destaca contra sus pares, como Shell y Exxon Mobil Corp., que han invertido dinero en productos petroquímicos, una de las pocas áreas de crecimiento futuro para la demanda de petróleo. Pero BP ya era un actor más pequeño en el sector, ya que vendió su negocio de petroquímicos y refinación Innovene a Ineos en 2005 por US$9.000 millones.

El acuerdo "tiene sentido estratégico" de la compañía, dijo el consultor Wood Mackenzie Ltd.

"BP retuvo estos activos en 2005 cuando estaban obteniendo grandes ganancias", dijo Steve Jenkins, vicepresidente del equipo petroquímico de Wood Mackenzie, en una nota. "Ahora, estas empresas químicas están luchando con el exceso de capacidad y BP está recaudando dinero urgentemente".