El mandatario pasa la noche en cuidados intensivos de un hospital de Londres tras empeorar su estado de salud por Covid-19

Diario Expansión - Madrid

Boris Johnson, el primer ministro británico, que fue ingresado en cuidados intensivos ayer por la noche, ha pasado las últimas horas estable y no requiere de ventilador que le ayude a respirar, según ha informado esta mañana el ministro Michael Gove.

Johnson está desde el domingo por la noche en el hopital St Thomas de Londres, tras empeorar su estado de salud debido al coronavirus.

El primer ministro, de 55 años, dio positivo en el test del Covid-19 hace once días. Desde entonces ha permanecido en su domicilio de Downing Street con fiebre y tos. El domingo por la noche, los médicos aconsejaron su ingreso hospitalario para hacerle diversas pruebas. Ayer por la noche, se consideró necesario trasladarlo a la UCI tras "empeorar" visiblemente su estado de salud, según un comunicado oficial.

Gove ha dicho también que, hasta donde él sabe, Johnson no tiene neumonía, pero sí que ha necesitado oxígeno esta noche.

En el caso de que su estado se deteriorara todavía más, el primer ministro sería sedado y necesitaría la ayuda de un ventilador para respirar.

Desde ayer, dirige el Gobierno el ministro de Exteriores, Dominic Raab. Esta mañana, el ministro ha acudido a Downing Street para liderar la reunión del comité especial Cobra.

Líderes políticos de todo el mundo se han apresurado a mandar mensajes de ánimo al primer ministro británico. Entre ellos, Donald Trump, Emmanuel Macron, Justin Trudeau y Pedro Sánchez- Castejón. "Mi solidaridad y deseos de una pronta recuperación para el primer ministro. Son días difíciles para nuestros países, pero desde la fortaleza y unidad lograremos vencer esta batalla. Un abrazo a todo el pueblo británico", escribió ayer Sánchez en Twitter.