.
COMERCIO

Biden está cerca de reversar los aranceles a China para combatir la inflación

lunes, 4 de julio de 2022

Joe Biden

El presidente de los Estados Unidos analiza todos los escenarios posibles antes de comunicar su decisión

Bloomberg

El presidente Joe Biden puede anunciar tan pronto como esta semana una reducción de algunos aranceles estadounidenses sobre los bienes de consumo chinos, así como una nueva investigación sobre los subsidios industriales que podría conducir a más aranceles en áreas estratégicas como la tecnología.

Biden aún no ha tomado una decisión final y el momento podría retrasarse, según personas familiarizadas con las deliberaciones, que pidieron no ser identificadas sin permiso para discutir conversaciones privadas.

Marcaría su primer paso político importante en los lazos comerciales entre las dos mayores potencias económicas del mundo. En las últimas semanas, el presidente sostuvo una serie de reuniones con asesores económicos de alto nivel donde se discutieron las opciones para una decisión sobre los aranceles de la era Trump, según las personas.

Los indicios de que la administración Biden está considerando reducir algunos de los aranceles sobre $300 mil millones en importaciones chinas se han multiplicado a medida que la inflación se ha acelerado, ejerciendo presión sobre los funcionarios estadounidenses para que encuentren formas de reducir los precios que pagan los consumidores por la mercancía de todos los días.

Biden dijo el mes pasado que hablará con el presidente chino, Xi Jinping, “pronto” y dijo a los periodistas que estaba “en el proceso” de decidir si levantar los aranceles.

Algunos miembros del gabinete de Biden sugirieron que use la próxima llamada con Xi para pedirle recortes arancelarios recíprocos en los productos estadounidenses que actualmente enfrentan aranceles de importación, aunque esa idea fue rápidamente rechazada, dijeron las personas.

Una portavoz de la Casa Blanca dijo que no se ha tomado una decisión sobre los aranceles, pero que la administración quiere asegurarse de que estén alineados con las prioridades "económicas y estratégicas" y no aumenten innecesariamente los costos para los estadounidenses.

El Wall Street Journal informó anteriormente que una decisión podría llegar tan pronto como esta semana.

El gobierno de Biden dijo en mayo que estaba dando el primer paso hacia una revisión de los aranceles, un proceso necesario para evitar que caduquen en julio. Las industrias que se han beneficiado de los aranceles impuestos por el expresidente Donald Trump tienen hasta el 6 de julio para comentar y solicitar una extensión de los gravámenes.

La secretaria del Tesoro de EE. UU., Janet Yellen, dijo el 8 de junio que la administración busca "reconfigurar" los aranceles de la era Trump, impuestos a los productos chinos en virtud de lo que se conoce como la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974, que "realmente no fueron diseñados para servir a nuestros intereses estratégicos".

Trump usó la Sección 301 para imponer aranceles a China a partir de julio de 2018 después de que una investigación concluyera que China robó propiedad intelectual de empresas estadounidenses y las obligó a transferir tecnología.

Algunas tarifas existentes han perjudicado a los consumidores y empresas estadounidenses, aunque la política de tarifas no es una panacea para la inflación, dijo Yellen a los legisladores.

La secretaria de Comercio, Gina Raimondo, dijo el mes pasado que la administración había decidido mantener los aranceles sobre el acero y el aluminio, pero que estaba considerando reducirlos sobre otros productos.

“Hay otros productos, artículos para el hogar, bicicletas, puede tener sentido”, dijo el 5 de junio en “State of the Union” de CNN.

La representante comercial de EE.UU., Katherine Tai, por otro lado, ha dejado en claro que no está convencida de que cualquier movimiento arancelario tenga un impacto en las presiones de los precios. En una audiencia reciente en el Congreso, les dijo a los legisladores que “con respecto a los desafíos a corto plazo, hay un límite en lo que podemos hacer, especialmente en la inflación”.

Y Biden corre el riesgo de irritar a los sindicatos mientras considera levantar algunos de los aranceles. Los sindicatos se han opuesto a tal movimiento, diciendo que los gravámenes ayudan a proteger los empleos en las fábricas estadounidenses. Biden se ha comprometido repetidamente a ser el presidente más favorable a los sindicatos en la historia de los EE. UU., y los demócratas cuentan con el apoyo de los trabajadores en las elecciones legislativas intermedias clave en noviembre.

La Casa Blanca ha pedido a las empresas minoristas que se comprometan a bajar los precios después de cualquier reducción de tarifas, pero los ejecutivos rechazaron esa solicitud y dijeron a los funcionarios estadounidenses que era una expectativa poco realista, dijeron las personas.

La administración Biden ha estado sopesando una nueva investigación sobre los subsidios chinos y su daño a la economía estadounidense como una forma de presionar a Beijing en el comercio. Eso siguió a una llamada telefónica en ese momento entre Biden y Xi en la que Biden expresó su frustración con el nivel de compromiso de China con su equipo.

Si bien la economía de China se ha visto obstaculizada por los cierres relacionados con el covid, las exportaciones chinas a EE. UU. en los primeros cinco meses de 2022 en términos de dólares crecieron un 15,1% en el año, mientras que las importaciones aumentaron un 4 %, según datos oficiales.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Energía 09/08/2022 Ucrania suspendió flujos de petróleo ruso a sur de Europa desde inicio de este mes

Transneft dijo que el 22 de julio realizó los pagos por el tránsito de petróleo en agosto a Ukrtransnafta, pero el dinero fue devuelto

Marcas 09/08/2022 Alibaba despide a casi 10.000 empleados en segundo trimestre en medio de la inflación

El análogo más cercano al gigante chino de comercio electrónico, Amazon.com Inc., ha eliminado alrededor de 100.000 puestos de trabajo.

MÁS GLOBOECONOMÍA