Los migrantes enfrentan riesgos de pérdida de empleo, salarios y seguros médicos

Bloomberg

Los flujos globales de remesas caerán un 20% este año a medida que la pandemia de coronavirus arrastra a la economía a una recesión, lo que agravará las dificultades para las familias en los países pobres y en desarrollo, según el Banco Mundial.

Las transferencias a países de ingresos bajos y medios de los trabajadores en el extranjero probablemente caerán en un 20% a US$445.000 millones, dijo el miércoles el organismo, con sede en Washington, en un informe. Esto supondría la mayor caída en los datos que se remontan a 1980 y contrasta con una caída del 5% durante la crisis financiera de 2009.

Los migrantes enfrentan riesgos de pérdida de empleo, salarios y seguros médicos y, debido a que a menudo se concentran en las ciudades, están expuestos a la infección, dijo el Banco Mundial. La pérdida de sus transferencias podría elevar la pobreza en sus países de origen.

La recesión podría ser la peor en casi un siglo, según el Fondo Monetario Internacional, y el grupo benéfico Oxfam a principios de este mes estimó que la pandemia podría sumir en la pobreza a 500 millones de personas. Si bien los trabajadores generalmente envían más dinero a casa en tiempos de crisis, la universalidad de Covid-19 está a punto de alterar ese modelo, ya que las economías avanzadas también sufren, dijo el Banco Mundial.

Europa y Asia Central sufrirán el mayor impacto, y se espera que las remesas caigan un 28% debido a la pandemia junto con el colapso histórico de los precios del petróleo. El este de Asia y el Pacífico registrará el menor descenso, con un 13%.