La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

América Latina está preocupada por un aumento en los flujos de capitales hacia la región ante los estímulos monetarios que siguen promoviendo las grandes economías, que podrían profundizar el daño ya causado a su competitividad y desarrollo.

Latinoamérica ha mostrado fortaleza frente a las turbulencias globales, pero se han visto en problemas para detener la apreciación de sus monedas ante la continua llegada de dólares a la región, lo que golpea a su sector exportador y desata reclamos de industriales.

“Expresamos nuestra preocupación por la expansión monetaria en estos países (desarrollados) y sus efectos sobre la región”, concluyó la cumbre de ministros de Finanzas de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), cita en la que también participó la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

En el comunicado de la Celac, se destacó “el relajamiento cuantitativo implementado en estas economías (desarrolladas), dada su presión sobre el valor de nuestras monedas que afecta la competitividad de la gran mayoría de nuestros países”.

“Instamos a estas economías a considerar en su análisis y tomas de decisiones las consecuencias de sus acciones en los países que aún transitan en el camino hacia el desarrollo”, dijo la declaración.

El ministro de Hacienda de Chile, Felipe Larraín, consideró que el problema existe, en parte, porque a los países de América Latina les está yendo bien.

“Tiene su orígen en una diferencia importante en el momento en que vivimos en el ciclo económico respecto del mundo desarrollado. Eso en sí genera movimientos de capitales”, además de un importante diferencial de tasas, sostuvo. “Si a ese diferencial de tasas añadimos el relajamiento cuantitativo, tenemos un segundo efecto”, agregó.

Larraín, en todo caso, admitió que no es posible tener una solución común, debido a las distintas formas de manejo económico y problemáticas que existen en la región.

Entre las medidas disponibles detalló que están las coberturas cambiarias, políticas macroprudenciales en el sistema bancario, y los controles de capitales.

Para América Latina, si bien un menor gasto público también contribuye a contener la apreciación de las monedas locales, puede complicar los programas sociales de varias naciones.

El ministro de Economía de Perú, Luis Castilla, destacó “la decisión de impulsar políticas expansivas aún más agresivas en países como Estados Unidos y lo que esto puede significar para la entrada de flujos de capitales hacia la región y el impacto que esto puede tener en el tipo de cambio”.