La facturación se situó en US$70.900 millones en la primera mitad del ejercicio, lo que supone un 1,9% respecto al primer semestre de 2018

Expansión - Madrid

El grupo automovilístico estadounidense General Motors logró un beneficio neto atribuido de US$4.500 millones en el primer semestre del año, lo que supone una subida del 32% en comparación con el mismo periodo del ejercicio precedente.

La compañía norteamericana experimentó un ahorro de costes de unos US$1.100 millones. A lo largo de todo el año prevé ahorrar entre 2.000 y 2.500 millones de dólares.

En este contexto, la presidenta y consejera delegada de General Motors, Mary Barra, destacó que la empresa continuará operando con "disciplina" y con la visión puesta en brindar un "fuerte" futuro a sus empleados y accionistas.

La facturación de la corporación se situó en US$70.900 millones en la primera mitad del ejercicio, lo que supone un 1,9% respecto al primer semestre de 2018. El beneficio operativo ajustado fue de US$5.322 millones, un 8,27% menos.

General Motors cerró el primer semestre con un volumen mundial de matriculaciones de 3,81 millones de unidades, lo que representa una disminución del 8,3% en comparación con el mismo periodo del año previo.

Por divisiones, General Motors Norteamérica registró un beneficio operativo ajustado de US$4.918 millones, un 0,3% más, y su facturación en la región fue de US$55.689 millones, un 1,1% menos.

General Motors International perdió US$17 millones en lo que va de año, frente a las ganancias de US$332 millones del mismo periodo de 2018, y facturó US$7.897 millones, un 17,8% menos, al tiempo que GM Cruise perdió US$448 millones en el semestre, un 40% más.

De su lado, GM Financial obtuvo unas ganancias operativas de US$895 millones, un 8,5% menos, y unos ingresos de US$7.259 millones, un 5,2% menos.