Los administradores de fondos expresaron su molestia porque el fundador de Ant, Jack Ma, criticó públicamente las regulaciones financieras

Reuters

Algunos inversores profesionales que compraron acciones de Ant Group en su OPI por US$37.000 millones están furiosos porque los riesgos regulatorios no estuvieron mejor presentados, especialmente si se considera todos los requisitos exigidos para participar en el roadshow del gigante tecnológico.

La suspensión impuesta por China a la salida a bolsa más grande del mundo se produjo a última hora. Las autoridades publicaron un documento el lunes que recomendaba reglas más estrictas para las empresas de microcrédito en línea, que si se implementan requerirán cambios en el modelo comercial de Ant y afectarán sus perspectivas de crecimiento.

En su prospecto, Ant había indicado los principales riesgos regulatorios en China. Se espera además que los inversores tengan en cuenta algún grado de incertidumbre regulatoria al realizar inversiones.

Sin embargo, algunos administradores de fondos que compraron acciones en la oferta pública inicial afirman que Ant no hizo lo suficiente y se preguntan cómo es posible que no supieran que se avecinaban regulaciones más estrictas.

"No se mencionó el endurecimiento de la regulación de microcréditos, esa no (fue) una conversación que se tuvo", acusó un gestor de fondos de cobertura en Hong Kong sobre la gira promocional.

"No creo que (los inversionistas) pensaran que era un problema hasta que hubo un documento de discusión de último minuto de los reguladores", agregó. Como muchos inversionistas, no quiso que le identificara porque no tenía autorización a hablar con los medios.

Ant dijo en un comunicado a Reuters que no estaba al tanto de los detalles del borrador sobre las reglas de microcréditos en línea hasta que se publicó el 2 de noviembre.

"Dado que los ejecutivos de Ant desconocían el borrador de las reglas de microcrédito en línea, no fueron objeto de ninguna convocatoria de road show", dice el comunicado.

Los administradores de fondos también expresaron su molestia porque el fundador de Ant, Jack Ma, el mes pasado criticó públicamente las regulaciones financieras que dijo sofocan la innovación, palabras sin tacto que muchos creen llevó a los reguladores a emboscar la cotización en Hong Kong y Shanghái.

A algunos inversionistas los irrita en particular la falta de una discusión detallada sobre el riesgo regulatorio, dado lo que dicen fueron demandas sin precedentes hechas por Ant para que se les permitiera participar en la gira, y su estricto control sobre los temas discutidos.

Las preguntas durante las llamadas, todas en línea debido a la pandemia, tuvieron que enviarse de antemano y la gerencia de Ant eligió cuáles respondieron, dijeron varias fuentes a Reuters.

Un administrador de fondos también dijo que tuvo que presentar documentos que describieran cómo la empresa valoraba a Ant, el tiempo que pretendían mantener las acciones y entregar biografías de los miembros del equipo que participaban en la llamada. Otro declaró que tuvo que completar un documento de una página sobre los aspectos que le gustaban de Ant.

Un representante de la empresa aseguró que las afirmaciones eran falsas y que no había hecho tales solicitudes a los administradores de fondos durante la gira.