RIPE:

El Presidente comunicó los cambios en la nueva fase, que se extenderá por otras dos semanas. El anuncio fue hecho con otros funcionarios

Cronista - Buenos Aires

Alberto Fernández confirmó la extensión de la cuarentena hasta el 2 de agosto, pero con cambios en la fase de aislamiento y flexiblizaciones en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Desde la residencia de Olivos, y acompañado por Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof en el lugar, presentó lo que llamó la "nueva normalidad" en "este nuevo mundo".

La prórroga del aislamiento se anunció a través de un mensaje en vivo de casi dos horas de duración, el más largo que encabezó el jefe de Estado desde aquel en la noche del 19 de marzo cuando anunció que el país entraba en cuarentena.

La novedad: además del jefe de Gobierno y del gobernador bonaerense, brindaron el estado de situación de sus distritos los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales; Río Negro, Arabela Carreras; y Chaco, Jorge Capitanich.

"Si hay alguien que quiere que la pandemia se termine, soy yo. Todos y todas lo queremos, pero lamentablemente este es el tiempo que nos tocó. Y en este tiempo la pandemia sigue enfermando y llevándose vidas", comenzó a la 13.08 su anuncio Fernández.

"Siempre supimos que esta es una lucha larga y que en el mundo todos los que enfrentaron este problema tuvieron marchas y contramarchas. Pero creo que en estos días, si vemos los números, aun habiendo aumentado los casos,
estamos en una situación todavía buena,si se puede ser optimista", dijo el Presidente.

"Necesitamos tener presente que el riesgo todavía está latente", explicó, mientras desarrollaba las filminas en las que hizo referencia a como impactó el virus en la región, epicentro hoy de la pandemia en el mundo, mencionando un caso también de rebrotes en el País Vasco, en España.

Respecto a la cuarentena dura reinstalada el 1 de julio y que finaliza hoy sostuvo que "tenemos datos optimistas para pensar que estos días han sido buenos". Planteó que en el AMBA en general la duplicación de casos es cada 24 días, con la Provincia haciéndolo cada 21 y la Ciudad cada 32. También le bajó el tono a las altas cifras de nuevos casos y cantidad de fallecidos al advertir que los registros "muchas veces se acumulan" y se publican todos juntos.

“Por eso, lo que voy a proponerles pensar cómo seguimos para volver a esta "nueva normalidad" paulatinamente. Vamos a volver escalonadamente, lo van a decidir los gobernadores", sostuvo. Y fue preciso: "No vamos a dejar
abandonados a los comerciantes, a los que están sin trabajo. Sepan que son nuestra prioridad".

El anuncio incluyó también un video donde se dio cuenta de las medidas económicas tomadas durante la pandemia, como el IFE, los ATP y los créditos a tasa 0. En este breve intervalo, mientras el Presidente no estaba al aire, se acercaron hasta la mesa para realizarle comentarios el subsecretario de Medios, Claudio Martínez, y otro puñado de asesores. El clima en el quincho de Olivos fue calmo,sin sobresaltos ni imprevistos, pese a la larga extensión en la que derivó el anuncio.

Pese a la extensión del mensaje, los equipos de prensa presidencial celebraban los picos de 40 puntos de rating que registraba la transmisión, al sumarlas cifras de todos los canales de aire y cable.

A diferencia de anteriores anuncios, fueron pocos quienes acompañaron a los funcionarios. De parte de la Nación estaban presentes el jefe de Gabinete, Santiago Caero, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, y el secretario general de la Presidencia,Julio Vitobello.

En tanto, de parte de la provincia de Buenos Aires asistieron a Olivos el jefe de Gabinete, Carlos Blanco, y la ministra de Medios, Jesica Rey. En tanto, por la Ciudad solo asistió el vicejefe de gobierno, Diego Santilli.

La palabra de Rodríguez Larreta
Luego del discurso presidencial, fue el turno de Horacio Rodríguez Larreta, quien volvió a agradecer a la población por el respeto a la cuarentena y anticipó cómo será la próxima cuarentena en la Ciudad de Buenos Aires, cambios de los que dará detalles después, a las 17, en una conferencia en la sede del gobierno porteño. Resaltó, de nuevo, que la tasa de contagios en la Ciudad es de 32 puntos y que el "R", la tasa de contagios, se ubica hoy en 0,5.

Anticipó que harán un plan estructurado, que se sigue según cuatro principios: integralidad, compromiso con la libertad que se da de salir, el trabajo en equipo con el sector privado, la perspectiva de género y la promoción de la realización de actividades al aire libre, donde se reducen los contagios.

"Vamos a arrancar de manera progresiva, trabajando juntos para ir sumando actividades de manera prudente", sostuvo, y confirmó que la primera parte del plan va por dos semanas, hasta el 2 de agosto, con habilitaciones para comercios no esenciales, peluquerías y servicio de abogados.

Larreta amplió: "Estoy convencido que vamos a salir adelante, que iniciemos un plan no implica que la pelea esté ganada". Y pidió seguir cuidándose,sobre todo los adultos mayores.

El discurso de Axel Kicillof
"Estamos mostrando en uno de los momentos más duros cuál es la grandeza de un pueblo solidario",sostuvo el gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof. Pero fue duro al decir que "se instaló una idea de que el coronavirus estaba superado en todo el mundo menos en Argentina".

Volvió a plantear el gobernador el hecho de que en la mayor parte del mundo hubo constantes marcha atrás y adelante en cuanto al combate de la pandemia.

Insistió en la idea del trabajo en conjunto de los dos lados de la Avenida General Paz. Calificó la situación de la provincia de Buenos Aires como muy heterogénea, según los casos en el conurbano, con las zonas densamente pobladas, y al interior bonaerense. Kicillof, como hizo Larreta antes, habló de los avances que hubo en materia sanitaria,sobre todo en cuanto al aumento de camas de terapia intensiva que hubo y de centros de aislamiento leves como el que funciona en Tecnópolis.

El gobernador dejó una frase contundente: "El coronavirus mata, y nosotros no sabemos cómo matar al coronavirus". Y habló de que se viene una "cuarentena intermitente" que va a depender muchísimo de que "no metamos la pata". Y Dijo que fue logro de los habitantes de la Provincia.

"Vamos a volver desde el lunes con protocolo a las empresas que venían trabajando antes, el miércoles lo harán los comercios barriales y el lunes siguiente las actividades profesionales", resaltó Kicillof, marcando diferencias con la administración porteña.

La palabra de los otros gobernadores
Con contextos diferentes, pero casos que fueron mayores a los del resto de las provincias, también hablaron los gobernadores de Río Negro, Chaco y Jujuy, por videoconferencia.

La primera que expuso fue Arabela Carreras, de Río Negro, quien hizo un parte detallado de la situación de esa provincia y cómo se viene trabajando en las detecciones de covid-19.

Gerardo Morales relató el caso de Jujuy, y sostuvo que "estamos en el ojo de la tormenta, en el medio del brote". Y recordó que él planteó "el tema de la coca", para que se apure la legislación de la importación de la hoja de coca, ya que las demoras en ello motivaron, entiende, el brote de la pandemia en la provincia.

Jorge Capitanich, gobernador de una de las provincias más afectadas por el coronavirus, como Chaco,resaltó que el nivel de contagios allí ha bajado y el índice de contagios y su duplicación pasó de los 3 a los 40 días.

Lea la nota original aquí.