Moody’s presentó dos escenarios en los que se maneja la posibilidad de que la recuperación sea efectivamente en tres años o después

Diario Financiero

De a poco, las aerolíneas del mundo empezaron a anunciar la semana pasada la reanudación de sus operaciones de forma paulatina, en un intento por reactivar una de las industrias más golpeadas por el coronavirus.

Sin embargo, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata, su sigla en inglés) y algunas de las más importantes calificadoras del globo han estimado que el sector no se recuperará plenamente sino hasta 2023.

De hecho, en un informe, Moody’s presentó dos escenarios en los que se maneja la posibilidad de que la recuperación sea efectivamente en tres años o incluso después. Y admitió que muchas empresas aéreas han mejorado su liquidez en los últimos años, pero a expensas de aumentar su deuda. Con el covid-19, ésta subirá aún más, apuntó la firma.

Deuda en alza
Según el análisis, las aerolíneas tendrán, en 2023, obligaciones promedio de entre 20% y 30% más que lo registrado el año pasado.

“La deuda agregada financiada será de entre US$35.000 millones y US$55.000 millones más que en 2019”, y la deuda total de todas las empresas que evalúa la firma aumentará alrededor de US$60.000 millones, sólo este año.

“Esperamos que las aerolíneas quemen efectivo y aumenten la deuda en 2020, y en muchos casos también en 2021, como resultado de los bajos volúmenes de pasajeros. Proyectamos que la deuda total de las aerolíneas que calificamos aumente en alrededor de US$60.000 millones en 2020”, calculó Moody’s.

Y agregó: “Esto se divide entre un aumento de US$40.000 millones en siete aerolíneas estadounidenses; US$13.000 millones para seis compañías europeas; y US$8.000 millones para las del resto del mundo”.

En ese último grupo están las latinoamericanas como Aeroméxico, Gol, Azul y Latam.

En el caso específico de la firma de bandera chilena ligada a la familia Cueto -que hace dos semanas se acogió al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de EE.UU.- la agencia apunta que la deuda actual, de unos US$ 10 mil millones, subiría un 21% si es que se da una recuperación rápida de la actividad. Si es el otro escenario, la suma aumentaría  30%.

Aun así, no es la de mayor alza. El grupo azteca registraría una subida de 33% en ambos casos.

En tanto, la brasileña Azul podría estar en 11% y 22%, para cada una de las ocasiones, mientras que su par Gol podría registrar una contracción de la deuda de 2% si la recuperación es corta y un alza de 11% si es lenta.

Cambios estructurales
Actualmente, los volúmenes mundiales de pasajeros están entre 80% y 90% por debajo de los niveles de 2018, según la Iata. Para 2021, Moody’s pronostica que seguirá entre 35% y 55% inferior a ese nivel.

Por ello, la calificadora indicó que serán necesarios cambios estructurales como reducir el gasto de capital, los dividendos y otras distribuciones de accionistas, y aprovechar los precios más bajos del combustible. “Esto permitirá que muchas aerolíneas generen flujo de efectivo libre para pagar en parte la deuda contraída durante la pandemia”, apuntó Moody’s.