Nuevamente, la divisa llegó a su precio máximo en la historia del país, mientras que el crudo se cotiza por debajo de US$30

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

A pesar de la decisión de la Reserva Federal de reducir sus tasas de interés, los mercados internacionales continúan a la baja a medida que la expansión del Covid-19 frena a varias industrias y el barril del petróleo se mueve por debajo de US$30.

Con este panorama, este lunes, el dólar terminó en una negociación promedio de $4.100,22, lo que representó un alza de $158,3 frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM), que se ubica para hoy en $3.941,92.

La divisa abrió la jornada con un precio de $4.100, mientras que el precio mínimo llegó a $4.060 y el máximo fue de $4.175. El monto negociado durante la jornada fue de US$59 millones en 870 transacciones.

La cotización del petróleo continúa a la baja. A la 1:00 p.m., el WTI caía 9,68% y tocaba los US$28,66, mientras que el barril Brent, referencia para la economía colombiana, se desplomaba 12,35% y llegaba a los US$29,67 tras perder cerca de US$4.

"Está claro que los principales bancos centrales del mundo están usando todas sus herramientas disponibles para evitar una crisis, pero parece que el temor a la pandemia se está haciendo con el control de los inversores", le dijo a Reuters Hussein Sayed, estratega jefe de mercados de Fxtm.

El petróleo está siendo impactado tanto por la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita como por la desaceleración de la economía, debido a las medidas tomadas para frenar el avance del Covid-19. La producción industrial de China, el mayor consumidor mundial de cobre y el mayor importador de petróleo, se contrajo a su mayor ritmo en 30 años en los dos primeros meses del año.

La semana pasada, los precios tuvieron su peor semana desde la crisis financiera de 2008. El Brent cayó un 25% en la semana, mientras que el WTI se desplomó alrededor de 23%. Goldman Sachs calculó que, a medida que cae la demanda, espera un superávit de petróleo de seis millones de barriles por día (bpd) en abril, en un mercado global que generalmente consume alrededor de 100 millones de bpd.

Las bolsas mostraban un comportamiento similar. El Ftse 100 de Londres se contraía 7,24%; el DAX alemán caía 8,72%, mientras que el CAC 40 de Francia se hundía 10,02%. En el caso del Euro Stoxx 50, que reúne a las 50 empresas más grandes de 19 sectores, presentaba una disminución de 9%. En Asia el Nikkei cerró con una baja de 2,45%, mientras que el Hang Seng se contrajo 4,03% .

Las bolsas no reaccionan a los intentos de los bancos centrales de darle un estímulo a la economía. La Fed rebajó el domingo sus tasas de interés hasta cerca de cero, mientras que el Banco de Japón alivió su política monetaria en una reunión de emergencia.

"En circunstancias normales, una gran respuesta política como esta pondría un piso bajo a los activos de riesgo y respaldaría una recuperación", dijo Jason Daw, estratega de Societe Generale, en una nota reseñada por Bloomberg. "Sin embargo, el tamaño del choque de crecimiento se está volviendo exponencial y los mercados cuestionan legítimamente qué más puede hacer la política monetaria y desconocen su efectividad para mitigar los riesgos a la baja inducidos por el coronavirus".

Activos como el oro, considerado un refugio en medio de estas crisis, no ha logrado capitalizar la caída. Sobre las 7:31 de la mañana, se debilitaba 3,3% a US$1.478,95 la onza. Según explicó Bloomberg, el mercado del oro está atrapado entre la demanda de un refugio y el afán por recaudar efectivo y cubrir pérdidas en otros mercados. "Estamos en un escenario en el que los inversores están vendiendo todo lo que pueden", le aseguró a la agencia Carlo Alberto de Casa, analista jefe de ActivTrades.

A nivel internacional, Ryanair anunció que aterrizará a la mayoría de sus aviones europeos, mientras analistas citados por Bloomberg alertan que la crisis podría llevar a la quiebra a varias las aerolíneas antes de junio, a menos que los gobiernos y la industria intervengan. El fin de semana, Nike y Apple  anunciaron el cierre de tiendas en todo el mundo.