El alza de 24% en las empresas que han pagado ARL en tres años, no se ha visto reflejado en la cantidad de trabajadores afiliados

Andrés Venegas Loaiza - avenegas@larepublica.com.co

El negocio de las pólizas de riesgos laborales en el país ve una alta concentración, con Positiva, firma aseguradora del Estado y Sura como las dos grandes protagonistas.

Muestra de esto es que, al revisar el porcentaje de participación en empresas afiliadas, ambas logran 82,5% del segmento, mientras que en número de trabajadores alcanzan 61,6%.

Para ambos casos Axa Colpatria y Colmena Seguros son las que les siguen, sin embargo, ninguna supera una participación de 15% del mercado en ambos rankings (ver gráfico).

Ahora, el panorama de la afiliación a ARL muestra los retos sobre la formalidad local, pues mientras el número de empresas en el sistema ha crecido 4,7% en un año, la cantidad de trabajadores afiliados subió apenas 0,7% en el mismo periodo.

De hecho, las cifras de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda) a cierre de agosto de este año muestran que son 10,7 millones los trabajadores que integran el sistema general de riesgos laborales, frente a un dato de ocupación a nivel nacional de 22,1 millones de personas, de acuerdo con las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) a agosto.

Ante este problema, Francisco Salazar, presidente de Positiva, se refirió diciendo que “la afiliación irregular a seguridad social perjudica al sector salud, pero especialmente a los trabajadores”, por lo que, entre otras cosas, “se necesitan normas tendientes a incluir a los trabajadores de plataformas digitales en temas de riesgos laborales”.

El directivo resaltó que, en caso de darse una reforma laboral, uno de los principales focos de interés de las aseguradoras es que esta debe tener como objetivo “no afectar la capacidad adquisitiva de las personas porque eso repercute en la compra de seguros”.

Algunos sectores de la economía, unos con apoyo del Gobierno y otros por iniciativas propias de los gremios, han logrado un gran crecimiento en número de afiliados a ARL en un año, como lo son el piscícola (24,5%), transporte alimentos y comunicaciones (21,7%), y hoteles y restaurantes (11,7%), además del de órganos extraterritoriales.

Bernardo Serrano, presidente de Axa Colpatria, la tercera compañía en participación del mercado, reconoció el crecimiento de estos renglones, y añadió que, en su firma, en tres años, los sectores que más ampliaron su red de afiliados al sistema fueron administración pública y defensa, el financiero y el eléctrico.

Sin embargo, el ejecutivo comentó que hay un estancamiento en el crecimiento de la formalidad laboral, pues “si bien es cierto que existe un crecimiento aproximado de un millón de afiliados en los últimos tres años, estas afiliaciones se han dado por la apertura del sistema a la afiliación de independientes con contrato de prestación de servicios, y en el último año, a los trabajadores de cuenta propia”.

Al revisarse las cifras de crecimiento en afiliación en los últimos tres años (con corte a agosto), se encuentra que el número de empresas que entra al sistema creció 24% desde 2016, sin embargo, la cantidad de trabajadores subió apenas 5,4% en ese mismo periodo.

Germán Ponce, director de la Cámara Técnica de Riesgos Laborales de Fasecolda, explicó que fortaleciendo el mercado laboral con empleos formales, “el sector asegurador funcionaría como un apoyo para el desarrollo al permitir absorber los riesgos de empleadores y, en general, los riesgos sociales de una sociedad moderna”, sin embargo, destacó que “el mercado laboral con altas tasas de informalidad, con una profunda inflexibilidad laboral, y altos costos salariales directos e indirectos afectan el desarrollo y avance de la economía”.

Precisamente, entre las propuestas del gremio para una posible reforma laboral se encuentran reducir la informalidad, “a través de medidas que permitan fortalecer el mecanismo de protección al cesante, de tal manera que funcione más como un seguro de desempleo; que el incremento del salario mínimo obedezca a una regla universal, de manera que este no supere la productividad y pensar en una salario mínimo diferencial por ejemplo por ocupaciones (estudiantes, practicantes), o por regiones, que tenga en cuenta la disparidad en la actividad económica en los diferentes territorios en Colombia”.

El experto en seguros, Daniel Serrano, destacó que más allá de las propuestas, también hay una responsabilidad de las compañías de la industria en educar a las personas para que la importancia de contar con los productos sea entendida.

LOS CONTRASTES

  • Francisco Salazar Gómez Presidente de Positiva Compañía de Seguros

    “Es importante que se logren definir normas tendientes a incluir a los trabajadores de las plataformas digitales en temas formales tanto de salud y pensión, como en riesgos laborales”.

  • Bernardo SerranoPresidente de Axa Colpatria

    “Si bien es cierto que existe un crecimiento aproximado de un millón de afiliados en los últimos tres años, estas afiliaciones se han dado por la apertura del sistema a la vinculación de los independientes”.

“Si bien es cierto que las compañías aseguradoras trabajan cada vez más en llevar sus seguros al mercado, la falta de cultura por estas disposiciones afecta en que el crecimiento no sea tan alto, pues como ciudadano uno está obligado solo a pensión o a salud, algo que se da sobre todo en trabajadores independientes”, puntualizó el analista.

En los datos registrados por Fasecolda se encuentra que diciembre y enero suelen ser los meses en los que se genera una caída en el número de afiliados al sistema general de riesgos, pues, de acuerdo con los analistas, en este periodo, de forma cíclica, se da la terminación de muchos contratos, así como la decisión de los independientes de salir.

El impacto de la afiliación al sistema en las regiones según Fasecolda

Los departamentos con una mayor participación de empresas afiliadas al sistema son Bogotá, con 35,81%, Antioquia, con 17,08% y Valle, con 10,98%; seguidos de Atlántico (5,07%) y Santander (4,61%). Al revisar las cifras por número de trabajadores vinculados, los tres primeros de esta lista repiten, con participaciones de 32,40%, 19,69% y 8,74%, respectivamente; después siguen Santander, con 4,76% y Córdoba , con 4,11%. En total, en el país había 854.475 firmas en el sistema a agosto.