No tener en cuenta el cupo y olvidar los beneficios lideran el listado

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

El uso inadecuado de las tarjetas de crédito es una de las principales causas de los problemas financieros de los colombianos. De hecho, los malos usos suman costos que muchas veces las personas ignoran por no hacer un adecuado manejo de las finanzas.

Según la plataforma Resuelve tu deuda, estos costos, por errores como intereses por pasarse de la fecha de pago, suman entre los clientes de la Entidad cerca $303.000 millones, explicó Ricardo González, vocero de la entidad. Por eso LR le da a conocer los principales errores para evitar estos gastos de más.

El primer error, y que es uno de los más usuales, es no verificar el cupo disponible antes de cualquier transacción. Además, como explicó Alfredo Barragán, experto en banca de la Universidad de Los Andes, los usuarios asumen que los avances también se pueden hacer con las tarjetas de crédito, y aunque es posible, hay otras herramientas que son ideales y que generan costos más bajos en intereses, como los créditos instantáneos de consumo por la aplicación.

Otro de los errores según María Andrea Claros, directora de pagos de Bancolombia, es que las usuarios “no tienen en cuenta la capacidad de pago mensual al momento de definir el número de cuotas. Además, deben tener en cuenta el producto, para después decidir las cuotas”. Para no caer en esto, DataCrédito Experian aconseja que por ejemplo, “el mercado solo se envié a una cuota, ropa y accesorios máximo a seis o 12 meses, y si el gasto es para vacaciones debe enviarse a máximo 12 cuotas”.

Como tercer error está el que se desconocen los beneficios adicionales. En este caso Claros agregó que “muchos usuarios desconocen beneficios como: acumulación en Puntos Colombia, asistencias y seguros”. A lo que Barragán agregó que “los usuarios con cupos amplios no tienen en cuenta que muchas asistencias ya están incluidas dentro de la misma cuota de manejo mensual y pagan doble por el servicio”.

Según el Banco AV Villas otro de los errores comunes es recurrir a lo que llaman “jineteo, que es sacar un avance de la tarjeta de crédito para pagar la otra, y luego hacer el proceso contrario. Esto puede desbordar su endeudamiento, por lo que no se aconseja” y es mejor hablar con su entidad si debe cambiar los plazos.

Otro de los consejos es no usar todo el cupo, ya que según AV Villas es importante mantener una reserva que le permita atender improvistos. Al respecto Barragán explicó que “la mayoría de las personas usa 70% de la tarjeta, y lo aconsejable es no usar más de 50% del cupo disponible”.

El sexto error es adquirir más tarjetas de las que se pueden pagar. Respecto a esto González manifestó que han tenido “clientes que deciden sacar tarjetas porque se les hizo fácil hacerlo, sin contar con la disciplina ni la capacidad financiera para mantenerlas bajo control”.

LOS CONTRASTES

  • María Andrea Clarosdirectora de pagos de Bancolombia

    “Los usuarios no tienen en cuenta la capacidad de pago mensual al momento de definir el número de cuotas al comprar, ni tienen en cuenta el tipo de producto”.

Octavo error: ignorar datos que marcan la diferencia en los pagos como las compras internacionales o productos que se difieren automáticamente. Este es el caso de Spotify, Deezer y Uber.

La novena falla con las tarjetas de crédito es usarlas como ingreso extra, y según González se debe tener en cuenta que “son un instrumento de pago en la que se presta cierta cantidad de dinero bajo la promesa de que se devolverá posteriormente”. Y finalmente, el error con el que se termina el listado es que las personas desconocen el funcionamiento, que según González van desde “poder leer un estado de cuenta, hasta entender qué significa el CAT y sus implicaciones”.

Otras fallas que se cometen según los bancos

Más allá de conocer un producto como una tarjeta de crédito, el principal error según los bancos es que los usuarios no tienen buen manejo de su información financiera. La falta de educación es el principal problema, y según González “es común que las personas no dimensionen el tamaño del problema de endeudamiento sino hasta que ya es demasiado tarde”. Sin embargo, existen formas de recuperarse financieramente, y los bancos permiten ampliar el plazo de la deuda del usuario.