Falabella, Davivienda y el banco Caja Social son las entidades que más han bajado sus tasas de interés desde la primera semana de abril y hasta la primera de agosto

Allison Gutiérrez - agutierrez@larepublica.com.co

Tras 23 meses sin hacerlo, el 27 de marzo el Banco de la República decidió bajar las tasas de interés, en medio de un paquete de medidas para contener la caída de la economía, tras el desplome del precio del petróleo y el inicio de las cuarentena para contener el covid-19.

Pasados estos casi cinco meses, LR analizó cuáles son los bancos que más han bajado la tasa de interés en los créditos de consumo, entre la semana del 3 de abril y la del 7 de agosto, el último periodo publicado por la Superintendencia Financiera.

Por el lado de las entidades que más bajaron sus tasas, está el Banco Falabella, que en este periodo muestra una reducción de 5,09 puntos porcentuales, seguido de Davivienda, con una contracción de -4,14 pps. El top cinco lo cierran Caja Social (-2,44 pps.); Banco W (-1,64 pps.), y con Finandina (-1,52 pps.).

En este último caso, Orlando Forero, gerente general del banco, aseguró que los desembolsos de los créditos de consumo han tenido una contracción de 60%. Forero agregó que esto sucede por el menor costo de fondeo que se traslada al cliente y mejores tasas en el sector automotor. Voceros del Banco W dijeron que en lo que se refiere a los desembolsos de créditos de consumo, las entidades se están volviendo “más ácidas” en sus políticas por el temor a que el indicador de mora aumente por las consecuencias del covid-19. No obstante, la baja en los tipos de interés se hace para incentivar a la economía.

LOS CONTRASTES

  • Diana OrdoñezVicepresidente Financiera en Scotiabank Colpatria

    “Hemos desembolsado 52.000 créditos. La economía se ha abierto gradualmente y hemos visto una mayor demanda de crédito. La cartera se mantiene estable y varios clientes han retomado sus pagos”

  • Alfredo BarragánEspecialista en banca de la Universidad de los Andes

    "Este aumento en las tasas, se debe a que los bancos estarían utilizando ingresos por intereses porque se les amplió el diferencial entre el costo del dinero versus la colocación, pero la están utilizando, sobre todo, para provisión"

Por otro lado, entre las entidad que muestran un incremento más alto en este periodo de tiempo, se encuentra Scotiabank Colpatria, que pasó de una tasa de 17,8% a una tasa de interés de 20,02%, lo que significó un aumentó de 2,14 puntos porcentuales.

Esto se debe a que por ejemplo, “los volúmenes de créditos rotativos han aumentado su participación dentro del portafolio de consumo, y eso refleja un aumento en la tasa total”, explicó la vicepresidenta financiera Diana Ordoñez. La entidad también agregó que desde el 20 de marzo han desembolsado 52.000 créditos y la cartera se mantiene estable, pues varios de los clientes con alivios han retomado sus pagos.

Al igual que Scotiabank Colpatria, Bancoomeva es una de las entidades que más ha venido aumentado sus tasas de interés en el periodo analizado, pues pasó de 14,98% a 17,00%, con un aumento de 2,03 puntos porcentuales.
En el listado le siguen Bancolombia, que tuvo un aumento de 0,87 puntos, mientras que Credifinanciera muestra un aumento en la tasa de este segmento de 0,84 puntos.

Voceros de Bancolombia explicaron que “hemos venido haciendo disminuciones en las tasas de colocación en todos los productos de consumo. Sin embargo, debido a que las líneas de libre inversión y libranza estuvieron un poco limitadas en su colocación, los desembolsos de los productos rotativos que normalmente tienen tasas un poco mayores ganaron peso en el total, y por ende es posible que en el ponderado de tasa se hubiera percibido esto”. Además, aseguraron que al comparar el trimestre, sí ha habido una caída.

Analistas como Andrés Mora, Doctor en Desarrollo, afirman que este elevo en las tasas de interés representa un círculo muy problemático debido a que las tasas de desempleo en en el país está en aumento y existe una caída de la economía, lo cual genera, que los bancos perciban un riesgo en los préstamos de crédito. En consecuencia, agrega Mora, el Banco de La República se estaría quedando sin una de sus herramientas para estimular la economía, llevando, a que las miradas se dirijan a la política fiscal para recuperarla.