Mientras que en 2015 se contaban 523 firmas, al cierre de 2018 había 263 en funcionamiento

Andrés Venegas Loaiza - avenegas@larepublica.com.co

El gremio de casas de cambio en Cúcuta está entre las principales víctimas que ha dejado la desaparición del comercio en la zona de frontera con Venezuela.

La desaparición de los diferentes intercambios que daban vida a la economía de la ciudad ha significado que la mitad (49,7%) de las casas de cambio que operaban en Cúcuta en 2015 haya desaparecido.

Cuando en 2015 se decidió el cierre de la frontera, la Cámara de Comercio de Cúcuta contabilizó 310 firmas vigentes dedicadas a esta actividad económica, lo que significó el cierre de 213 cambistas, pues ese año al sector lo conformaban 523 casas de cambio.

Desde entonces este oficio no se ha recuperado, pues al final de 2018 se contaban 263 firmas con vigencia, lo que demuestra esa reducción de casi 50% en cuatro años, la cual seguirá a la baja, pues en lo corrido de 2019 ya se ha presentado la cancelación de registro de otras 12 casas de cambio.

Y al mirar las cifras de cancelaciones anuales, sin contar las aperturas, en total son 408 firmas las que se fueron desde el cierre de la frontera en Cúcuta hasta 2018.

“Realmente nosotros estamos pasando una situación bastante crítica porque los volúmenes de nuestras negociaciones están muy bajos”, comentó Juan Fernando González, presidente de Asocambios, la agremiación que reúne a los cambistas de la ciudad fronteriza.

Según cuenta el líder de la asociación, “la gente está moviendo apenas 20% de lo que movía antes”, por lo que han tenido que cerrar u operar con poco personal.

Carlos Luna, presidente de la Cámara de Comercio de Cúcuta, señaló que hay dos factores que impactan a esta industria. El primero, el cierre del paso peatonal y vehicular en la frontera causó que cayeran los principales tipos de comercio que hacían intercambio entre bolívares y pesos colombianos. Estos eran: el turismo, principalmente hacia Islas Margarita y Caracas; el sector transportador de ambos países, que hacía grandes intercambios entre las divisas para pagar los fletes; y el sector de importaciones y exportaciones, que servía de sustento a comerciantes de ambas nacionalidades.

En segundo lugar, Luna mencionó la devaluación del bolívar, que perdió 194 % de su valor en enero, según la comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional de Venezuela, y la inflación del país, que llegó a 2,6 millones (%) en el mismo mes, “con lo que el dinero venezolano dejó de ser competitivo para hacer adquisiciones en Colombia”.

LOS CONTRASTES

  • Martha del Pilar Martínezpresidenta de la asociación de profesionales del cambio

    “La historia del bolívar se ha convertido en una devaluación campante y permanente difícil de manejar para los negocios, siendo menos la gente que negocia la divisa”.

  • Carlos LunaPresidente Cámara de comercio de cúcuta

    “Si uno mira por cifras se podría pensar que el número de cambistas se ha mantenido desde la caída de 2015, pero hay mucha gente que ha cerrado sus negocios”.

González dijo que, además del cierre de firmas cambistas, que alcanza al menos media centena por año (ver gráfico), se suma un problema de informalidad, “pues estamos compitiendo con casas de cambio que operan sin pagar los requisitos legales, en zonas fronterizas como el puente Simón Bolívar”.

Según el gremio, lo que todavía alimenta el escaso flujo de divisas en la ciudad es el movimiento de remesas que envían los venezolanos a la frontera, con destino final a Venezuela.

Sin embargo, según datos del Banco de la República, estos recursos han caído 79,5% de su flujo desde 2013, pues hoy se están transando US$269,8 millones menos en la región bajo este concepto.

Cada año se cancelan más de 50 registros

Anualmente, por lo menos 50 casas de cambio cierran en Cúcuta de acuerdo con las cifras de la Cámara de Comercio de la ciudad. Así 2017 fue el año con menos cancelaciones de matrícula mercantil (57), mientras que en 2015 fue el que más salidas se vieron con 213 firmas realizando el proceso. Actualmente hay 263 casas de cambio que mantienen su licencia ante la Cámara de Comercio. El presidente de la entidad comentó que pese a que hay varias cancelaciones, otras se crean año tras año, lo que hace ver alguna quietud en el número de casas operando, más no una estabilidad de la actividad económica en la frontera colombo-venezolana.