La cifra alcanzada el año pasado fue de $387.000 millones, desempeño logrado gracias a la reorganización de entidad financiera.

Adriana Carolina Leal Acosta

Tras iniciar un proceso de reorganización el Banco Agrario de Colombia registró al cierre de 2019 una utilidad neta de $387.000 millones, superior en un 57,4% a la utilidad obtenida en 2018, de $246.000 millones, según reporto la entidad.

Estos resultados fueron generados por un crecimiento de la cartera total de 7,3%, un decrecimiento del 12,5% en los egresos financieros, equivalente a una reducción de $61.000 millones por una mejor gestión del pasivo y una mejor calidad en la originación de créditos que llevó a un decrecimiento del 16% de las provisiones netas, correspondiente a $48.000 millones.

De otro lado, el ingreso de comisionables aumentó 15,6%, lo que equivale a $33.000 millones, "producto de una mejor gestión comercial y el establecimiento de nuevos convenios", señaló la firma en un comunicado.

En paralelo, se registró un decrecimiento del 6,1% en los gastos administrativos que representó ahorros por $64.000 millones, resultado del programa Ahorrando Ando.

"Estos excelentes indicadores son el resultado de un plan estratégico trazado con la orientación del Presidente Iván Duque, denominado Camino a la Excelencia, que incluyó cambios de fondo en la cultura organizacional y en los frentes comerciales, de costos, tecnología, así como en el portafolio de productos y servicios, donde el cliente es siempre el centro de todo lo que hacemos. Esta recuperación de las tendencias negativas que traía el Banco Agrario en 2018 es consecuencia de una correcta y rigurosa implementación de la estrategia planteada y de persistir en su ejecución, sin dejarnos distraer, ni desmotivar, por las dificultades que surgen en el camino", señaló Francisco Mejía, presidente del banco.