El peso colombiano aún no se recupera pese al alza en el precio del petróleo. La divisa completa tres días por encima de $4.000

Juan Sebastian Amaya

Desde el pasado martes, el precio del dólar en Colombia se ubicó por encima de $4.000 y, según la visión de analistas, este nivel podría continuar durante las próxima semanas.

En la jornada de ayer, la divisa estadounidense cayó $16,74 y negoció en un promedio de $4.021,21.

En principio, el mejor comportamiento del petróleo, que según el último cierre de Reuters el barril de referencia WTI subió 19,74% hasta US$16,50 y el Brent, de referencia para Colombia, 5,94% hasta US$21,58; y el alivio en la dinámica de Wall Street (Estados Unidos) brindaron mejor ambiente en el mercado global y una ligera recuperación en el peso colombiano.

Por ejemplo, el analista de mercados de Oanda, Edward Moya, explicó que las acciones estadounidenses y el dólar tuvieron una reacción lenta en Latinoamérica por el último informe de solicitudes de desempleo en ese país, pues las autoridades económicas creen que la trayectoria parece registrar mejoras. Sin embargo, en Colombia la tasa de cambio no presentaría caídas importantes.

“El número de personas que solicitaron desempleo la semana pasada fue de 4,43 millones, ligeramente por debajo de la estimación del consenso, pero lo más importante es que se ve un tercer descenso consecutivo”, declaró el analista.

Sin embargo, la cautela de los inversores se mantiene a medida en que se conocen más proyecciones bajas y recortes en las estimaciones de crecimiento económico mundial por la continuidad de la pandemia.

Prueba de lo anterior es que el más reciente informe de proyecciones económicas del BNP Paribas evidenció un cambio negativo que llevó a reducir sus estimaciones de crecimiento global, regional y nacional a causa de los efectos del covid-19 y el freno a la dinámica económica que generó.

En principio, el informe redujo el pronóstico para Colombia a una caída de -1%. De igual forma ocurrió con las demás economías de la región, en donde México y Argentina son las de peores visiones, con -7% para ambos países.

Finalmente, la proyección del crecimiento global para 2020 pasó de 0,5% a -2,5% y podría seguir retrocediendo.