En lo corrido de mayo, la divisa bajó $158 gracias al optimismo de los inversionistas por las reaperturas económicas y el alza del crudo

Juan Sebastian Amaya

Después de dos meses y medio, el precio del dólar en Colombia bajó de $3.800. En la última jornada, la divisa registró una baja de $29,94 y una cotización promedio de $3.774,18, valor que se ubica como el más bajo desde el pasado nueve de marzo, cuando la Tasa Representativa del Mercado (TRM) fue de $3.584,58.

Además, durante lo corrido de marzo, el dólar ha retrocedido $158, de los cuales $151 fueron durante esta semana.

Los expertos argumentan que esta recuperación en el peso colombiano se debe a los buenos resultados que ha tenido la reapertura económica en sectores de la construcción, manufacturas e industria; medida similar a la que tomaron los países más afectados por la pandemia (Estados Unidos, Italia y España), lo que generó optimismo por parte de los inversionistas.

Por ejemplo, el analista de Corficolombiana José Luis Hernández aseguró que la tendencia de debilitamiento del dólar podría continuar durante los próximos días por la retoma de la dinámica económica en el mundo.

“En general, las monedas emergentes presentaron fuertes devaluaciones apenas iniciamos la cuarentena en los primeros días de marzo, pero ya se están dando las correcciones y podríamos regresar a esos niveles en las próximas semanas. Una de las ideas de lo que seguiremos viendo en próximos días es el debilidad dólar”, comentó.

Entre tanto, el analista de Activ Trades Ricardo Evangelista destacó la baja en la divisa por el comportamiento al alza en los precios del petróleo ante un aumento en la demanda. Según el último cierre de Reuters, el Brent subió 0,87% hasta los US$36,06 y el WTI ganó 1,28% hasta ubicarse en US$33,92.

Sin embargo, Joel Virgen, economista jefe para Colombia de BNP Paribas, advirtió que, aunque no hay referencias históricas para determinar la severidad del impacto de las medidas de confinamiento tomadas para la contención de la pandemia en la economía mundial, “está claro que estamos ante una recesión global histórica que, fácilmente, podría superar otras anteriores vistas después de la ‘Gran Depresión’. La flexibilización gradual del confinamiento empezó el 11 de mayo en 70 municipios e industrias es clave, pero es posible que Colombia viva pronto una fuerte recesión”.