El presidente de Davivienda, Efraín Forero, mencionó que es probable que la entidad no otorgue más periodos de gracia desde agosto

Juan Sebastian Amaya

A pesar de las dificultades que ha generado la pandemia en aspectos económicos y sociales, dentro de lo positivo se puede resaltar el aumento del acceso a la banca. Efraín Forero, presidente de Davivienda, resaltó que en el caso del banco no solo ha aumentado este índice, sino que en su plataforma DaviPlata llegaron a 10 millones de clientes.

¿Cuántas personas han bancarizado y cuánto dinero han movido por los subsidios que se han entregado?

Los subsidios se están pagando con la colaboración de los bancos, pero muy especialmente con la colaboración de Daviplata, que ha pagado cerca de 5,5 millones de subsidios hasta el momento. Esos subsidios van de la mano con los de Familias en Acción, donde pagamos 2,2 millones de subsidios. En la devolución del IVA, Daviplata es la plataforma que está pagando cerca de 750.000 del millón de devoluciones. También trabajamos con Jóvenes en Acción. Toda esa población ha sido atendida con la ayuda de estas plataformas virtuales, y nos ha permitido bancarizar a cerca de un millón de colombianos. Para nosotros es, además, muy grato tener como resultado final de esto que ahora contamos con 10 millones de colombianos en la plataforma de DaviPlata.

¿Cuál es el balance de los programas de periodos de gracia y demás beneficios que ha entregado el banco desde el inicio de la coyuntura?

Se le ha dado la posibilidad a 950.000 clientes para que puedan hacer esas prórrogas y puedan ajustar sus créditos a sus ingresos. En vivienda, cerca de 40% de los clientes prorrogaron hasta seis cuotas de sus créditos. Es muy importante destacar que una gran mayoría de nuestros clientes siguieron pagando. Asimismo, varios de los clientes que inicialmente pidieron las prórrogas, posteriormente pudieron empezar a pagar.

LOS CONTRASTES

  • Alfredo Barragán Experto en banca de la U. de Los Andes

    “Este es el momento perfecto para llegar a las personas que no están bancarizadas, pues la coyuntura les está mostrando por qué es necesario estarlo”.

En las empresas, a cerca de 20% les hemos podido ajustar los plazos para que los créditos puedan ser pagados.

Hemos participado con cerca de $850.000 millones en desembolsos y tenemos cerca de 29.000 empresas en las que hemos entregado créditos. Hemos sido un jugador protagonista en todos los créditos de los bancos de segundo piso, donde tenemos una participación de cerca de 20% de lo que ha hecho todo el sistema financiero.

De la línea de $1 billón para independientes que sacó el Gobierno, hemos entregado cerca de $250.000 millones, pero lo interesante es que eso fue completamente digital.

Esta semana la Superfinanciera sacó una circular para implementar el programa de apoyo al deudor a partir de agosto. ¿Qué medidas va a implementar Davivienda en el marco de este programa?

Vamos continuar con el análisis de la situación específica que tiene cada uno de los clientes, para poder revisar cómo el cliente va a poder seguir pagando sus obligaciones de acuerdo al grado de afectación que tenga en sus ingresos. Posiblemente no vamos a poder hacer las prórrogas que hicimos para que las personas dejaran de pagar completamente sus obligaciones. Para agosto nosotros creemos que el país ya debe tener un proceso mucho mayor de reactivación.

Viene entonces también lo que va a ser la demanda de créditos de recursos frescos, y para eso también el Estado ha venido entregando no solo las líneas que ya tenemos, que suman cerca de $17,2 billones con el Fondo Nacional de Garantías, sino que anunciaron otras líneas de crédito que son cerca de $7 billones para los sectores más afectados.

¿Estas medidas que se vienen con el plan de apoyo al deudor no van a ser automáticas, sino que cada banco se va a tener que contactar con cada cliente?

No van a poder hacer unas medidas generales para todo el mundo. Sí utilizaremos para individuos y empresas una serie de plataformas tecnológicas, de call centers y de autogestión, pero tendremos que hacer el análisis individual de acuerdo a la situación particular de los ingresos, de la situación de su empleo y de la capacidad que tiene para poder pagar este crédito. En las empresas lo hemos hecho así desde el inicio.

La Superfinanciera también abre la posibilidad de que los periodos de gracia puedan extenderse más allá de 2020. ¿Ustedes van a seguir ofreciendo en ese análisis individual periodos de gracia?

Estaremos analizando la situación y tenemos, de acuerdo con la Superintendencia, la posibilidad de trabajar hasta diciembre 31 en la evaluación de cada uno de esos casos. Tendremos en las empresas la posibilidad de manejar esos periodos de gracia de acuerdo con los flujos de caja, principalmente de capital. En el caso de los individuos, en líneas generales, no creo que vayamos a tener períodos de gracia, no es conveniente. Sin embargo, en situaciones específicas, podríamos hacer unas reestructuraciones con un periodo de gracia. Si tomamos la decisión de un periodo de gracia sin tener nada que pueda soportarlo, tendremos que castigar el crédito dentro de nuestros balances.

¿Hay posibilidades de que haya condonación de deudas?

No tenemos ninguna intención de hacer una condonación de deudas en general. Sin embargo, como siempre lo hemos venido haciendo, haremos el análisis de la situación de nuestros clientes para poder hacer en un momento determinado reducciones en los intereses que se hayan podido causar de mora y en los términos de los créditos.

¿Cuál ha sido la evolución de la cartera de los segmentos que manejan?

Como resultado de todas estas prórrogas que hemos hecho, el resultado en la situación actual de las carteras es relativamente normal. Sin embargo, al hacer la evaluación real contra lo que creemos es la situación que tienen las empresas, pues sí ha habido un deterioro muy importante en las carteras. De un índice promedio que teníamos cercano a 3%, ahora puede estar mucho más cercano a 7,5%.

En el caso de las empresas, los sectores que tenemos afectados están relacionados con lo que tiene que ver con transporte masivo, hotelería, restaurantes, turismo y empresas de viaje. Las personas que trabajan en esas actividades también son clientes nuestros en consumo, entonces también tenemos un deterioro importante en esas carteras.

¿Cómo sería esa línea especial para reactivar sectores?

La Superintendencia anunció, en general, unos lineamientos que los bancos, cada uno, va a adaptar dentro de sus estrategias, dentro de sus intereses y especialidades. Con relación a los apoyos que está dando el Gobierno, en estos días salen unas líneas nuevas para las empresas que están más afectadas en estos sectores. Hay una línea que viene de $1 billón para Mipyme, otras líneas para empresas más grandes con otro $1 billón y para la gran empresa hay una línea de $5 billones. En estas líneas está el apoyo del Fondo Nacional de Garantías, pero los recursos son de los bancos.

¿Cómo avanzan la participación de las reservas para otorgar más financiación a las empresas y personas naturales?

En líneas generales, el banco ha hecho reservas por $1,1 billón para las distintas líneas y hasta el momento hemos desembolsado $772.000 millones y acompañando a cerca de 30.000 clientes. Creemos que va a ser necesario encontrar más recursos para las líneas de capital de trabajo. Yo personalmente creo que, con lo que tenemos en este momento y el anuncio del Gobierno, vamos a tener recursos suficientes para que, por lo menos en los siguientes meses, podamos atender las necesidades.

El perfil
Efraín Forero es ingeniero industrial de la Universidad Javeriana, con especialización en Banca de la Universidad de Los Andes, maestría en Ingeniería Industrial de la Universidad de Michigan y programa de Alta Dirección en el Inalde. Al interior del Grupo Bolívar ha acumulado una experiencia de más de 35 años. Desde junio de 1990 se desempeña como presidente del Banco Davivienda, donde ha liderado proyectos como la consolidación del negocio a través de la adquisición de Bansuperior y Bancafé y la incursión en el mercado centroamericano con la compra del Hsbc en Costa Rica, Honduras y El Salvador.