El cajero Tapp no cuenta con una parte superior, lo que impacta en costos y seguridad

Andrés Venegas Loaiza - avenegas@larepublica.com.co

La firma Minsait, subsidiaria de Indra, encargada, entre otros, de desarrollos tecnológicos para el sector financiero, presentó en la edición 54 de la Convención Bancaria su nuevo cajero Tapp, el cual con su tecnología ‘contactless’ promete a los usuarios mayor seguridad y funciones multipropósito, mientras para los bancos puede significar un ahorro.

Y es que de acuerdo con Carlos Francisco Bernal, director general para Latinoamérica de E&Tech, 60% de los fraudes que se genera en cajeros electrónicos tienen que ver con la parte superior del mismo y el contacto con el cliente, “ya sean fraudes como pitching o duplicidad, lo que genera un alto costo para las entidades”, una situación que elimina el artefacto al no contar con ningún contacto físico con el usuario.

“La ventaja para las empresas es un ahorro de dinero al no contar con la pantalla y este tipo de elementos que requieren un mantenimiento con un alto gasto, ni la necesidad de imprimir, por lo que se genera un tercio de ahorro frente a un cajero adicional”, explicó Antonio Bolaños, responsable de tecnología y transformación de servicios financieros de Minsait.

Frente a los beneficios que tiene para el cliente, Bolaños explicó que “la transacción se puede hacer con anterioridad como si fuera una transferencia o un envío de efectivo desde bancamóvil, se hace desde la aplicación, sin tarjeta, directo desde las cuentas corrientes. Para retirar el dinero puedo incluso decir en qué cajero específico lo voy a hacer”. Para esto la aplicación que se presentó la semana pasada cuenta con tres tipos de tecnología: “código QR que es el más universal, tecnología NFC y Bluetooth low energy”.

Colombia fue el país escogido por la firma para presentar la novedad, que cuenta con desarrollos específicos para la regulación del país.

Bernal destacó que este tipo de iniciativas “tienen muy buena recepción porque en Colombia hay políticas de las entidades financieras que van encaminadas en tres frentes de acción: minimizar costos, ser más eficientes frente a todo lo que se está viniendo en fintechs y mejorar la experiencia del cliente financiero”.

Las otras aplicaciones que tendría el Tapp

Además de cumplir con sus funciones como un cajero automático corriente, Bolaños explicó que hay varios pilotos en desarrollo para el funcionamiento del Tapp en Colombia. Uno de ellos es un piloto con el que se espera que las personas puedan hacer cambios de divisas en los aeropuertos, señalando desde la aplicación cuánto dinero quieren recibir y en qué moneda por medio de una transacción digital, frente a la que se generaría un código QR para el retiro. El pago de pensiones y la solicitud de microcréditos también están en la mira de la empresa.