.
SEGUROS Los retos de la industria aseguradora
martes, 20 de febrero de 2018
La República Más

Hay más de 30 seguros de responsabilidad civil

Carlos González

En el ejercicio de cualquier actividad económica, las empresas o las personas están expuestas a diversas situaciones que ponen en riesgo su patrimonio y su reputación. Para entender el rol que juegan los seguros de responsabilidad civil en este sentido y los retos que tiene la industria aseguradora frente al tema, es preciso entender cómo ha evolucionado el seguro.

Antes del siglo XX, las personas y organizaciones no eran conscientes de que causar un daño a un tercero podía tener consecuencias patrimoniales y reputacionales. Sin embargo, a partir de la década de los noventa, principalmente en EE.UU., debido al marco legislativo y a las altas sanciones impuestas a empresas o a personas, el tema fue permeando todos los sectores. Adicionalmente, la aparición de hechos puntuales, como por ejemplo el caso de una persona que en una famosa cadena de restaurantes se quemó al consumir un café y posteriormente los demandó por los daños ocasionados, hizo más notorio la posibilidad de reclamar ante un tercero por una supuesta afectación.

Colombia no ha sido ajena a esta situación, esto se ve reflejado en los más de 30 seguros de responsabilidad civil que por ley deben tener parques de diversiones, actividades portuarias, empresas transportadoras, centros de diagnóstico automotor, entre otros, quienes ven en este tipo de soluciones una forma de proteger su patrimonio y su reputación. Un jugador clave en este aspecto son las compañías aseguradoras, quienes tienen un gran reto, ya que al abordar el concepto de responsabilidad civil, deben ser conscientes de que se enfrentan a un término legal en constante evolución y que ahora, no sOlo hace referencia a los daños materiales o físicos que se le pueda ocasionar a un individuo u organización, sino que hace referencia a todas aquellas situaciones que atentan contra su integridad y buen nombre, lo cual amplía de gran manera el panorama de soluciones.

En función de lo anterior, es preciso señalar que el desarrollo tecnológico también ha acelerado la evolución y ampliación de este tipo de seguros. Un ejemplo sencillo: el uso de un dron, puede causar no solo un daño físico o material, sino que incluso también puede convertirse en un elemento que puede vulnerar la intimidad y el buen nombre de un tercero. Otro avance que nos ha dado la tecnología y se ha convertido en fuente de responsabilidad es el almacenamiento de datos personales de clientes el cuAl podría generar daños a estas personas si hay una fuga de información que propicia un tercero a la base de datos que esta almacenando el empresario.

Esta nueva realidad lleva a las empresas aseguradoras a ofrecer soluciones alineadas a las nuevas tecnologías y a prever los riesgos que estas últimas pueden generar, con el fin de minimizar el impacto tanto para las personas como para las empresas. Así mismo, cabe resaltar que estos actores están cada vez más empoderados y tienen la capacidad de defenderse si alguna actividad atenta contra su patrimonio e integridad y esperan, por parte de las empresas aseguradoras, inmediatez, certidumbre y conocimiento del entorno. Asimismo, deben educar y acompañar a los empresarios y la comunidad, para prevenir cualquier tipo de actividad que implique un riesgo para su negocio o patrimonio y en caso de presentarse, las aseguradoras tienen el deber de darle la tranquilidad a sus usuarios de que en ese momento contarán con una compañía que los respalda y podrán seguir trabajando por la rentabilidad de su negocio.

Finalmente, en este nuevo contexto las empresas prestadoras de este tipo de seguros, más allá de la oferta de un portafolio flexible e integral, tienen la labor de generar consciencia al empresario sobre la importancia que tiene la gestión de los riesgos en una realidad tan cambiante como aquella en la que nos encontramos actualmente. Esto permite que se anticipen y prevengan situaciones que podrían afectar el desarrollo de la actividad de su empresa y como consecuencia la continuidad de su negocio.