.
BOLSAS Los FIC, una alternativa a tener en cuenta
martes, 24 de octubre de 2017

Ayudan a diversificar el riesgo

Alejandro J. Useche

Se suele pensar que la inversión en títulos de valores como bonos o acciones es un privilegio al que solamente pueden acceder personas con grandes sumas de dinero o con conocimientos profundos del mercado de capitales, o que requiere de trámites complejos o de requisitos incumplibles, lo cual lleva a que, en muchas oportunidades, las personas no ahorren o lo hagan en instrumentos demasiado tradicionales (como una cuenta de ahorros) o, incluso, en entidades o activos que no se encuentran autorizados por la ley.

Sin embargo, la realidad hoy en Colombia es distinta, gracias a una alternativa de ahorro denominada “Fondos de Inversión Colectiva” (FIC), los cuales son mecanismos mediante los cuales una fiduciaria o una firma comisionista de bolsa administra el dinero aportado por muchas personas, permitiéndoles acceder a activos y portafolios que de forma individual sería más costoso manejar.

Su objetivo no es conseguir unos pocos clientes que inviertan altos montos de dinero, sino, al contrario, muchos inversionistas que aporten desde pequeñas sumas ($50.000, $100.000 o incluso menos) a un bolsillo común, dándoles un porcentaje de participación en el fondo y ofreciéndoles, a cambio de una comisión, la administración profesional de los recursos invertidos, según el objetivo del inversionista y su perfil frente al riesgo.

Hoy existen en nuestro país más de 350 FICs, que manejan recursos superiores a los US$21.000 millones. El primer paso que una persona interesada en los FIC debe hacer es revisar las características y condiciones de varios fondos, qué entidad los maneja, a qué plazos y en qué tipo de activos podría invertir, cuáles son los costos, los beneficios y los riesgos, información que está disponible en el reglamento del fondo y en su ficha técnica, proceso que puede hacerse consultando las páginas de Internet de cada entidad financiera.

No obstante, la orientación personal de un asesor resulta de altísima utilidad, por lo cual se recomienda visitar los fondos que se encontraron más atractivos, para recibir de primera mano una guía profesional y resolver dudas, de forma que se tome una decisión realmente bien informada. Las múltiples alternativas de inversión ofrecidas por los FIC permiten a cada persona encontrar aquella que sea más adecuada para sus objetivos: por ejemplo, si la finalidad es acceder a un rendimiento adecuado, pero poder disponer en cualquier momento del dinero, es posible seleccionar los fondos “abiertos”, en los que el cliente puede hacer consignaciones y retiros en el momento que desee; ahora bien, si la intención es ahorrar a plazos más largos y apuntarle a un mayor rendimiento, la opción sería un fondo “cerrado”, el cual se caracteriza por tener un plazo mínimo de permanencia.

Cada persona puede decidir el grado de riesgo al que está dispuesta a enfrentarse en su inversión: si lo que necesita es una mayor seguridad, puede elegir fondos de liquidez y de renta fija, los cuales invierten el dinero en activos de bajo riesgo, que pueden incluir títulos respaldados por el Estado; a cambio de un menor riesgo, el inversionista debe estar dispuesto a recibir una menor rentabilidad, aunque ella puede ser algo mejor que lo que le daría una cuenta de ahorros o un CDT. Si, por el contrario, el objetivo es obtener una mayor rentabilidad, se puede decidir por un fondo de renta variable o uno inmobiliario, los cuales invierten los recursos, respectivamente, en acciones y en bienes inmuebles; la naturaleza de estos fondos es más de largo plazo, y los inversionistas deben prepararse para posibles altibajos de los precios en el día a día, aunque generalmente presentan mejores rendimientos cuando se evalúan en periodos más largos.

En resumen, es muy recomendable tener en cuenta los Fondos de Inversión Colectiva (FIC) en nuestras finanzas personales, ya que son una inversión accesible, respaldada por entidades autorizadas, que permite diversificar el riesgo, acceder a diferentes activos y mercados, aprovechar menores costos gracias a las economías a escala generadas.