.
BANCOS Educación financiera: apuesta de largo plazo
martes, 4 de febrero de 2020

El país se ha esforzado en disminuir la brecha bancaria con el fin de incrementar la formalización de las actividades económicas y el acceso a servicios a los colombianos.

Carla Peña

Durante los últimos años, el país se ha esforzado en disminuir la brecha bancaria con el fin de incrementar la formalización de las actividades económicas y el acceso a servicios de los colombianos.

Los datos más recientes publicados por la Banca de Oportunidades evidencian los resultados alcanzados por el esfuerzo mancomunado de los diferentes actores que trabajamos de forma continua para alcanzar este objetivo: al cierre de junio de este año, 28,6 millones de colombianos contaban con acceso al sistema financiero.

Sin embargo, la bancarización enfrenta un reto latente: el acceso no garantiza el conocimiento sobre las responsabilidades financieras de los ciudadanos y, frente a este escenario, la educación es prioridad.

Hace unos años, la encuesta Global Finlit de Standard & Poor’s evidenció que Colombia se ubicaba en el rango de los países en los que menos de 34% de los adultos estaban educados financieramente, demostrando que la mayor parte de la población bancarizada no conocía cómo hacer uso correcto de los productos bancarios.

La CAF, por su parte, también indagó sobre este aspecto e identificó que una importante parte de los usuarios de la banca no comparaban las opciones del mercado, tenían problemas para cubrir los gastos del mes y no ahorraban.

La falta de información y desconocimiento del sistema financiero lleva a los usuarios a tomar decisiones que, en ocasiones, terminan siendo desventajosas y traen graves consecuencias como: el sobreendeudamiento, la ineficiencia en el manejo de las finanzas personales, ausencia de ahorro o, incluso, inversiones erradas.

Internalizar estos conceptos implica adquirir herramientas para entender no sólo los riesgos, sino también las oportunidades derivadas de los productos relacionados con las finanzas, y de las decisiones financieras informadas y responsables.

Es por esto, que la educación financiera debe ser promovida activamente desde temprana edad, entregando las herramientas necesarias a jóvenes y futuros clientes para tomar decisiones financieras acertadas. Esto permitirá, además, tener consumidores más informados, comprometidos y demandantes; disminuyendo las probabilidades del mal uso de los recursos y limitando el condicionamiento negativo de su calidad de vida.

Desde hace tres años, en Banco Falabella apostamos por la creación de programas integrales de capacitación financiera, un elemento clave de nuestra política de protección del consumidor, así como un motor para el desarrollo económico y social del país.

A través de nuestra plataforma digital, Eddu City y nuestro juego de mesa, Aprende con Edu, hemos contribuido a la formación de jóvenes colombianos de localidades como Engativá, Usaquén, Suba, entre otras; con herramientas clave para fomentar el ahorro y la toma de buenas decisiones financieras, de una forma innovadora que contribuye al desarrollo de un pensamiento crítico y al cierre de la brecha digital y bancaria de las nuevas generaciones.

En Colombia, queremos seguir apostando y sumando aliados por la educación financiera en niños y jóvenes. La responsabilidad financiera es un asunto que nos convoca a familias, sector privado y Estado. Juntos, sin duda, lograremos más y mejores resultados.