martes, 18 de febrero de 2020

La tecnología es el principal catalizador de la transformación que atraviesa la industria. No obstante, la digitalización tiene que ser permanente: las insurtechs deben convertirse en agentes de cambio

Martín Ferrari

* Ceo de 123Seguro

El mercado asegurador crece impulsado por el mayor número de empresas insurtech. El sector atrae cada vez más inversiones, y su expansión no se detiene: las compañías que integran el rubro en la región ya levantaron US$125 millones provenientes de fondos de venture capital desde 2016, mientras que, a nivel global, el financiamiento supera los US$14.000 millones.

Asimismo, en 2018, subió 50 % el número de start-ups latinoamericanas vinculadas a los seguros, principalmente, con base en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, según el reporte Fintech Radar, que elaboró la organización Finnovista.

La presencia de más compañías tecnológicas en la industria no solo obliga a los jugadores tradicionales a adaptarse, sino que genera también una mayor competencia.

Más de 70% de las aseguradoras ya usan soluciones basadas en la nube, lo cual reduce las barreras de entrada al negocio y posibilita el surgimiento de nuevos emprendimientos. Así, las empresas deben enfocarse cada vez más en brindar un servicio de mayor calidad, en un contexto de permanente mutación.

¿Cómo impulsar la innovación en el sector?
La tecnología es el principal catalizador de la transformación que atraviesa la industria. No obstante, la digitalización tiene que ser permanente: las insurtechs deben convertirse en agentes de cambio e instar a los demás players del mercado a sumarse al desafío.

¿Cómo empezar a transitar este camino?
Cuatro claves para tener en cuenta.
1. Transformar la cadena de valor existente: se trata de innovar en los distintos eslabones que integran la cadena, desde reimaginar el core business (por ejemplo, pensar nuevas soluciones para otros segmentos de consumidores) hasta rediseñar la experiencia del usuario (mediante la creación de un mayor engagement) y optimizar los procesos (a través de la utilización de herramientas que permitan impulsar la productividad y la eficiencia de costos, como el análisis de datos, la Inteligencia Artificial y el blockchain).

2. Habilitar nuevos tipos de capacidades: es fundamental aprovechar las tecnologías emergentes para generar un valor agregado en la oferta. ¿Cómo llevarlo a cabo? Se pueden emplear métodos accesibles (como el uso de datos para disminuir los tiempos de respuesta a los clientes, el empleo de Inteligencia Artificial para procesar reclamos de forma más rápida y la opción de enviar fotos para que los usuarios den cuenta de la situación que los afecta), hasta algunas herramientas más sofisticadas como el uso de drones aéreos para crear modelos probabilísticos en cuanto a las pérdidas que una catástrofe natural puede ocasionar y estimar así los riesgos.

3. Crear nuevos productos: junto con el avance de la tecnología, aparecen también nuevas amenazas, como el ciberdelito. Idear una póliza para protegerse de este riesgo es parte del reto que enfrentan las insurtechs. Hoy, el mercado presenta un montón de oportunidades y demanda la creación de nuevas soluciones

4. Trascender las fronteras: más allá de innovar y de aportar un valor agregado, el sector tiene que pensar en proporcionar acceso a nuevos clientes y mercados. Es decir, las empresas deben enfocarse en desarrollar productos que tengan que ver no solo con la industria en la que operan.