Las fiduciarias bancarizadas dominan el negocio de los derechos fiduciarios

José David Castilla

El auge inversionista en el mercado de derechos fiduciarios ha cambiado las perspectivas y apuestas en el sector financiero. Según datos presentados por un informe de Corficolombiana, el valor total de activos introducidos en fideicomitivos pasó de $144 billones en 2009 a $373 billones en 2016.

Según la Asociación de Fiduciarias de Colombia (Asofiduciarias), existen 24.424 negocios fiduciarios, lo que ha confirmado la tendencia de crecimiento de este sector y las oportunidades para los inversionistas.

La Superintendencia Financiera de Colombia es el órgano administrativo encargado de vigilar y controlar a las empresas fiduciarias que están legalmente constituidas en el país. En un informe sobre recomendaciones a inversionistas, la entidad aclara que “la vinculación a negocios fiduciarios debe realizarse a través de las sociedades fiduciarias autorizadas por la SFC. La lista puede ser consultada en el sitio web de la Superintendencia”.

En este mismo informe, los negocios fiduciarios se dividen en dos grandes núcleos: los que son de fiducia inmobiliaria y los de participación fiduciaria.

En la fiducia inmobiliaria se establecen tres finalidades distintas, pero todas se centran en el recaudo de inversiones para desarrollar la construcción de un proyecto inmobiliario.

Miguel Ángel Cristancho Rodríguez, analista senior de Inversiones Alternativas, informó que la primera recomendación para tener éxito en esta inversión es “tener en cuenta el tipo de vehículo financiero, tener claro cuál es la estrategia del fondo, la mayoría son de renta. Ahí lo importante es tener en cuenta la cartera de ese fondo”.

El experto también recomendó ver factores diferenciales como el efecto inflacional o la rentabilidad en los contratos de arrendamiento y tener siempre muy claro el tipo de inmueble que se está construyendo con la inversión inicial.

El otro tipo de negocio es el de participación fiduciaria. La SFC definió que los participantes en estos negocios “otorgan (...) el derecho a participar de los resultados económicos derivados del cumplimiento de la finalidad del negocio”.

Los inversionistas en esta clase de negocios tienen derecho a recibir un estado de cuentas detallado cada seis meses. Esto, pues las sociedades fiduciarias tienen el deber de informar todo tipo de riesgos que se puedan generar con el desarrollo del negocio.

Diego Franco, fundador de Franco Group, aseguró que “una inversión en temas fiduciarios es una inversión neutral que da un gran abanico de posibilidades”.

Destacó que siempre es importante que exista claridad “en el tipo de negocio que se busca contratar, para determinar el riesgo de los recursos y la calidad de la inversión”. También recomendó saber “en qué se está invirtiendo, quién es el gestor del fondo y leer la letra pequeña de a quién se le está entregando el dinero para no tener inconvenientes”.