.
Hacienda

Reforma Tributaria 2022


Luis Carlos Reyes, director de la Dian, afirmó que la reforma se alinea con la Constitución de 1991 y cumple con ella en la medida en que será debatida en el Congreso de la República

HACIENDA

“El mensaje es que hay industrias que no son bienvenidas pese a vivir de ellas”

miércoles, 10 de agosto de 2022

Catalina Hoyos, socia de GohGodoyHoyos, dijo que esta medida busca ahogar “la gallina de los huevos de oro”

Una de las propuestas que dará más de que hablar en la reforma tributaria es el impuesto a las exportaciones de las empresas de la industria extractiva. Catalina Hoyos, socia de GohGodoyHoyos, dijo que esta medida busca ahogar “la gallina de los huevos de oro” y que, en general, el texto invita a la clase productiva a salir del país.

¿Qué es lo que más le inquieta de la reforma?
Sin duda el impuesto a las exportaciones extraordinarias de la industria extractiva. Además, está la limitación a deducciones especiales, exenciones y descuentos, que no puede superar 3%, y el impuesto a los dividendos es tremendo, porque las empresas de porque todo sumado resulta siendo una forma de sacarle el jugo a la clase productiva del país y mucha gente puede salir corriendo.

¿Se desincentiva la creación de empresas en Colombia?
Claro, porque hay que tener en cuenta que un inversionista mira lo que paga la empresa y lo que paga a título individual, si la tarifa puede llegar a casi 70% sumados ambos, no es viable. Esto, porque con el gravamen a los dividendos puede llegarse a 39% de impuesto a los dividendos y 35% en renta para las empresas.

¿Cuál sería la alternativa?
El objetivo de la reforma es rescatable, pero hay que hacer un rediseño. Hay varias formas de recaudar, y entiendo que ellos lo que quieren es apuntar a los más ricos, pero el problema es que siempre los más ricos van a tener la posibilidad de irse y reorganizarse, y si se van se puede tener 70% de tarifa de tributación sumada en las utilidades, pero si las utilidades son 0, 70% de eso es 0, entonces sería mejor buscar la mitad, pero encontrar algo, que en todo caso aportaría a cumplir los objetivos. Además, el propósito de sustituir exportaciones e industria está mal planteado, deberíamos mantener lo que está funcionando bien y diseñar un sistema para que otras industrias generen espacio.

¿Y hay posibilidad de lograr una transición energética con lo que se plantea para la industria extractiva?
Habrá que ver las otras políticas, pero con lo que hay el mensaje que se manda es que, más que transición, habrá un aniquilamiento para iniciar una nueva industria cuyo éxito está todavía por verse, y eso es una mala estrategia. Habría que disfrutar lo que se tiene y generar unas políticas para un cambio futuro, pero de una vez anunciar que hay industrias que no son bienvenidas, a pesar de que vivimos de ellas, es un pésimo mensaje que enviamos. La industria extractiva es nuestra gallina de los huevos de oro, no podemos enviar el mensaje de que son los últimos en la lista y los primeros en recaudo.

¿Reforma tributaria para quién?

Columna por Catalina Hoyos

Puedo coincidir con algunos de los objetivos del Presidente. Creo en un país en paz, creo en un país productivo, creo que debemos hacer reformas que busquen la diversificación y que tengan como norte la industrialización del país, así como su desarrollo tecnológico.

Pero también creo que la única manera de construir es pararse sobre lo construido. No es mostrar un resultado nuevo, sino uno mejor.

El proyecto de reforma tributaria que nos han presentado nos deja un mensaje claro: aquí hay que castigar a quienes producen, a quienes quieren producir y a quienes pagan impuestos. Generalizar la educación, la salud, las condiciones laborales y los servicios, sin duda, nos concierne a todos. Pero no podemos olvidar que alguien, por más “gratuito” que algo parezca, tiene que pagar las cuentas. No es inteligente espantar a quienes pagan por ellas.

El proyecto, lejos de las promesas del gobierno, castigaría fuertemente a los empresarios, a las empresas, a la clase productiva del país, a los que quieren ser productivos, a los pobres que se dan pequeños lujos con chucherías locales, a los trabajadores que dan dinamismo al consumo y a las industrias de las cuales vivimos (óiganlo bien, vivimos). También premia a los improductivos de siempre, que cosechan grandes fortunas, como a todas esas iglesias de garaje que creen que la vida espiritual, por más material que sea, no debe contribuir con nada.

Si se aprueba, tendremos que decirle a los inversionistas que en este país se pagarán más impuestos que en Dinamarca, pero que no tendremos acceso ni a la sombra de los servicios que allí ofrece el Estado. Los inversionistas tendrán que saber que al sumar los impuestos a la sociedad y al socio terminarán por pagar tasas que bien podrían superar 70% de lo que producen, sin contar con los demás tributos locales y parafiscales que no se reforman y que siguen ahí como si nada.

Tendremos que decir que este país estaba brillando por tener un ecosistema innovador, que ya no queremos promover. Mejor digamos de una vez, sin eufemismos, que lo mejor es que los inversionistas no vengan, o que se vayan rápido, porque no queremos que nos sigan sosteniendo.

Tendremos que decir que todos sabemos lo importante que son las industrias extractivas, pero que hacemos reformas para sacarlas corriendo. Que aquí parece que no sabemos hacer transiciones sino destrucciones para tratar de inventar cosas nuevas así no sepamos cómo se hacen ni cómo van a resultar.

Tendremos que decir que aquí, encima de la inflación que ya es el peor impuesto que puede soportar un pobre, expedimos reformas tributarias con medidas proinflacionarias que no van a afectar en mayor medida a los más ricos. Los más ricos siempre podrán ir a donde quieran ir y podrán decidir que este no es el mejor lugar para permanecer y podrán hacer piruetas para luego mirarnos de lejos con nostalgia.

Tendremos que decir que los discursos de la lucha de clases no han estado acompañados de políticas que fomenten la creación de empresas, la innovación y el desarrollo de los pobres. Que vamos a educar a las generaciones futuras, pero no para que sean productivas.

Y lo que es peor, tendremos que decir que había un país, que aunque parecía ingobernable, en las últimas décadas se había ganado un lugar en la lista de quienes lo venían haciendo bien. Pero que de repente quiso cambiar por completo de rumbo, porque aquí nadie es capaz de dar crédito al adversario. Y eso es lo que nos hace malos perdedores y también malos ganadores.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE REFORMA TRIBUTARIA 2022

Legislación 13/08/2022 Rodolfo Hernández aseguró que aún no es tarde para frenar la reforma tributaria

El excandidato presidencial presentó inconformidad hacia la reforma tributaria de Petro y exigió analizar en búsqueda de corrupción

Hacienda 09/08/2022 Los beneficios para las empresas no podrá exceder 3% de la renta líquida

Entre las principales reformas está mantener la sobretasa de 3% para instituciones financieras y la renta de 35% para las sociedades

MÁS REFORMA TRIBUTARIA 2022