.
Bolsas

Las OPA por el GEA


Las ofertas que ponen al GEA contra las cuerdas

BOLSAS

La Junta de Nutresa, el próximo round entre Grupo Empresarial Antioqueño y Gilinski

martes, 4 de abril de 2023

La conclusión de la maratón de asambleas fue que Argos, Nutresa y Sura tienen autorización para decidir en las juntas de estas firmas

No se sabe si la batalla entre el Grupo Gilinski y el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) terminará pronto, pero lo que sí se sabe es que a los dos todavía les falta una contienda que librar, la cual se llevará a cabo dentro de una semana en la Asamblea Extraordinaria de Grupo Nutresa en donde elegirán la Junta Directiva de la firma de alimentos.

Esto después de días intensos en los que las compañías pertenecientes al GEA realizaran una maratónica sesión de asambleas con el fin de aclarar si los miembros de sus órganos rectores presentaban eventuales conflictos de interés para votar en las juntas de las compañías donde tienen una participación accionaria. Además, para ratificar las decisiones que hasta ahora han tomado en anteriores reuniones.

Así, respondieron a unas medidas cautelares impuestas por la Supersociedades en donde les advirtió que se abstuvieran de votar en dichos encuentros, a no ser que contaran con la autorización expresa de la asamblea general de accionistas.

A pesar de que en dichas reuniones el GEA consiguió resultados favorables con más de 50% de accionistas que votaron a su favor, la familia Gilinski no quedó satisfecha con las decisiones y se sigue apegando a su discurso de que lo que están haciendo Sura, Argos y Nutresa está por fuera de la ley colombiana.

Sergio Londoño, apoderado de Campbelltown, la firma que demandó a estas empresas ante la Supersociedades y ligada al Grupo Gilinski, explicó ayer durante la Asamblea Extraordinaria de Nutresa que no estaban de acuerdo con el resultado y que lo propuesto en la reunión fue un cheque en blanco para los representantes legales. En esta reunión, 66,63% de la Asamblea votó a favor de autorizar a los miembros y ratificó las decisiones anteriormente tomadas.

“Considero que estos resultados no son válidos. Aquí se propuso impartir un cheque en blanco que no está permitido bajo la ley colombiana. En la redacción de la primera se pide que se autorice de manera general, amplia, abstracta y gaseosa a los representantes de Nutresa para que voten como bien lo quieran en cualquier asunto que se lleve a las asambleas de las otras compañías a las que Nutresa pertenece y eso no está permitido en la ley”.

Así mismo, Londoño señaló que en relación a las ratificaciones “la información fue insuficiente, nos dieron una relación de asuntos sometidos a consideración de la asamblea, pero no nos contaron cómo votó Nutresa en esas reuniones, no nos explicaron cuál era el alcance del voto, y esa falta de información ha sido considerada por las autoridades motivo suficiente para anular autorizaciones de conflictos de interés”.

La respuesta del GEA

Estas palabras las respondió Claudia Barrero, apoderada de Grupo Argos, quien le aseguró que lo de ellos era una clara intención de buscar que los grupos no voten, para que solo ellos puedan hacerlo y así tomar el control de compañías por las que no han pagado.

Creo recordar que usted es el demandante y me vengo preguntado por qué un accionista quiere y pretende que una empresa, de la cual tiene casi 31%, deje de votar en sus inversiones, sabiendo que esto es un holding y su objeto es administrar inversiones”.

La abogada agregó que “con esa demanda quieren que ni Sura ni Argos voten. ¿Y qué pasa si nosotros no votamos? Pues, votan ustedes y se toman el control de una sociedad, sin haber pagado por ella. Usted no nos ha contado cuál es la verdadera intención de su apoderado, aquí lo que hay es una clara intención de tomar el control”, dijo Barrero.

Este mismo fue el ambiente que se vivió en las ocho asambleas que celebraron las compañías del GEA la semana pasada, pues allí no solo los trabajadores de estas empresas hicieron presencia, sino que también lo hizo el Esmad y hasta el expresidente de Bancolombia, Carlos Raúl Yepes, quien a través de un discurso de más de 10 minutos se refirió a la situación e hizo un llamado a que parara la “guerra”, pues así no se podían realizar negocios.

“No soy mandadero ni nadie me ha enviado y veo lo que está pasando y me dio mucha tristeza y quiero simplemente expresar mi tristeza por esta pesadilla”, dijo en su intervención.

Pese a esto, en la Asamblea Extraordinaria de Sura, de la semana pasada, los mensajes finales apuntaron hacia la unidad. “Hago un llamado a tratar de evitar los conflictos (...) Confié en Colombia cuando invertí en Grupo Sura y creo firmemente en el Grupo, es una gran empresa y tenemos que buscar la manera para generar valor a los accionistas”, dijo Jaime Gilinski, en las intervenciones finales de dicha Asamblea.

Con un tono similar habló el presidente de la compañía, Gonzalo Pérez, quien le dijo a LR que hay que buscar “puntos de acuerdo” e hizo un llamado a la calma respetando la diversidad y la diferencia. “Hay que mantener no solo la calma, sino mantener siempre la búsqueda de puntos de acuerdo”, dijo.

LOS CONTRASTES

  • Claudia BarreroAbogada y apoderada de Grupo Argos

    “Con esa demanda quieren que ni Sura ni Argos voten. ¿Qué pasa si nosotros no votamos? Pues votan ellos y se toman el control de una sociedad sin haber pagado por ella”

  • Sergio LondoñoAbogado y apoderado de Campbelltown

    “Considero que estos resultados no son válidos y son defectuosos, aquí se propuso impartir un cheque en blanco que no está permitido bajo la ley colombiana”

Así las cosas, y como según estaba planeado, cada compañía del GEA hizo lo suyo y como una forma de “curarse en salud”, puso a consideración de sus Asambleas la participación de los directivos en los demás grupos en donde cada uno tiene participación.

La nueva asamblea de nutresa

El pasado 21 de marzo se llevó a cabo en Medellín la Asamblea de Accionistas de Grupo Nutresa con el fin de elegir una nueva Junta Directiva, conocer el estado actual de la compañía y someter a consideración el proyecto de distribución de utilidades.

Allí y después de deliberar varios puntos una representante de los accionistas minoritarios propuso cambiar los estatutos pidiendo la extensión del periodo de la junta actual hasta marzo de 2024 y por lo tanto continuidad de los miembros actuales.

Después de ser sometida a votación y con un quórum de 96,6%, el 64,8% estuvo de acuerdo de modificar los estatutos y quedar con la misma junta. Jaime Gilinski se opuso a este resultado y solicitó al revisor fiscal convocar a una asamblea extraordinaria que se realizará la próxima semana. Por esta razón, la nueva batalla entre ambos grupos será para elegir a los miembros de la Junta.

Acuerdos complejos, detalles de la maratón

Uno de los momentos álgidos de la Asamblea de Sura la semana pasada fue cuando se discutió el informe de Kroll sobre los tres “acuerdos complejos” de los que se vienen hablando desde el año pasado, con Munich RE, Caisse De Dépôt Et Placement Du Québec y el Grupo Bolívar y sus afiliadas. Daniel Jaramillo, revisor fiscal de E&Y, le reveló a la Junta Directiva que la Superintendencia Financiera hizo una serie de observaciones sobre la contabilización de estos contratos. Los allegados a Gilinski presentaron un informe de Grant Thornton, que al final no fue tenido en cuenta.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE OPA POR NUTRESA

Bolsas 04/03/2022 Bolsa de Valores de Colombia adjudicó segunda ronda de OPA sobre Nutresa y Sura

Por cada fracción de Nutresa, el comprador pagará US$10,48 o $39.528. Por cada título de Sura se entregarán US$9,98 o $37.265

Bolsas 01/03/2022 Sura modificó estatutos sociales y acceso a la información, en medio de terceras OPA

También se modificó la composición de la Junta Directiva y ahora los miembros independientes deberán ser solamente tres

Bolsas 10/04/2023 Mañana se realizará en Medellín la Asamblea Extraordinaria de Accionistas de Nutresa

Esta reunión sería el final de la maratón de reuniones que se realizaron las últimas dos semanas, que se citaron después de unas medidas cautelares de la Superintendencia