Entretenimiento

Mis Documentos


Durante la temporada de descanso también hay quienes buscan lecturas entretenidas. Aquí algunos textos de diversos temas para esos días.

El Gobierno, Emisor y organismos multilaterales prevén un crecimiento económico superior a 4%, pero habrá reforma cruciales, como la tributaria

Juan Sebastian Amaya

El próximo año es catalogado como vital para la recuperación económica porque se debe consolidar la reactivación que inició en los últimos meses de 2020, tras salir de un aislamiento obligatorio de cerca de 150 días que generó crisis en todos los sectores, y la segunda recesión desde finales de los 90.

Después de registrar caídas históricas en el Producto Interno Bruto (PIB) durante 2020, con una baja de -15,7% durante el segundo trimestre, cifra que evidenció el impacto negativo del covid-19 en la economía nacional, y con -9% en el tercer trimestre, número que reflejó una mejoría tras las reaperturas, pero que no dejó de preocupar al Gobierno, a las autoridades económicas, al sector privado, la academia y, en general, a todos los colombianos, la proyección de decrecimiento del Ministerio de Hacienda para todo este año es de -6,5%.

Por ello, el presidente, Iván Duque, reiteró que 2021 será vital para la consolidación del crecimiento y puntualizó que también se necesitarán grandes reformas estructurales, como la tributaria y la laboral, para combatir la tendencia por lo que se espera un repunte a 4,5% de alza del PIB. “Tenemos claro que debemos ver 2021 como un año en el que se necesitarán ajustes fiscales basados en criterios y el primero de estos es que tenemos que recuperar el crecimiento económico. Por eso, tenemos la expectativa de que en el primer o segundo trimestre veremos una aceleración de la actividad”, comentó.

Entre tanto, el Banco de la República es un poco más pesimista y su pronóstico para 2020 es de -7,4% y el rebote en 2021 a entre 4% y 7%, aunque en su última revisión de octubre mejoró la estimación para este año porque esperaba un impacto superior a -8%, por lo que consideró que, en efecto, la reactivación sí se viene dando.

En su penúltima reunión de política monetaria como gerente del Emisor, Juan José Echavarría, destacó que los miembros de Junta Directiva consideran que los resultados de la actividad económica se encuentran en línea con el pronóstico y la senda de recuperación previstos por el Banco.

“Los datos de crecimiento económico para el tercer trimestre confirman la fuerte contracción de la economía en 2020 y la recuperación frente al trimestre anterior del grueso de los sectores productivos y componentes de la demanda. Los indicadores de alta frecuencia más recientes, el Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE), la demanda de energía, las ventas de vivienda, la confianza del consumidor y del comercio confirman esta tendencia”, dijo.

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) también ve con bueno ojos el proceso de recuperación y, específicamente, destaca los mejores resultados que el mercado laboral ha registrado desde la reapertura. En principio, el presidente de Anif, Mauricio Santamaría, analizó que, en octubre, el mercado laboral afianzó los buenos resultados derivados de la apertura sostenida que ya habían empezado a notarse en septiembre. La pérdida de ingresos de los hogares se contuvo y registró niveles similares a los observados en marzo, antes de que la economía reflejara del todo los efectos del aislamiento. Sin embargo, advirtió que el fortalecimiento del empleo debe fijar sus bases en la generación de mayores oportunidades para mujeres y jóvenes, y en la formalización.

“No obstante, la relativa recuperación ha quedado rezagada en algunos frentes y, además, ha sido dispar entre hombres y mujeres. Lo anterior obedece a que, en las ciudades, las actividades de comercio, turismo y entretenimiento, que emplean una alta proporción de mujeres, han tenido una respuesta moderada frente a la reactivación, debido a la debilidad de la demanda, pero también a las restricciones que persisten para su funcionamiento”, reseñó.

Otra importante noticia para el país que el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, expuso es que las principales calificadoras de riesgo internacionales (Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch Ratings) mantuvieron su grado de inversión crediticia, estatus que genera mayor confianza y seguridad para los inversionistas, pese a la perspectiva negativa.

En ese sentido subrayó que las agencias advirtieron que la Nación deberá modificar su sistema tributario y laboral con el fin de obtener mayores recursos y compensar los más de $20 billones en gasto adicional que el Gobierno tuvo que ejecutar por la emergencia. y que, de no hacer cambios en el corto plazo, el país perdería su grado de inversión.

“Es una muy buena noticia para el país la ratificación de la calificación de la deuda soberana en BBB- por parte de Standard & Poor’s. Da un compás de espera necesario y prudente para que en 2021 se implementen las reformas que se requieren para estabilizar la deuda pública”, argumentó Mejía.

Con la sumatoria de todos los resultados, el Gobierno aseguró que el Presupuesto general de la Nación (PGN) para 2021, que contempla un monto de $314 billones, garantizará inversiones por más de $50 billones que tienen como fin dinamizar la reactivación.

Una de las acciones más recientes que confirman los recursos para el PGN es que, en sus últimas sesiones, el Congreso de la República aprobó la ampliación del cupo de endeudamiento para la Nación en US$14.000 millones (cerca de $50 billones).

Para Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, este incremento se deriva de un esfuerzo por contar con provisiones suficientes para atender de manera oportuna las apropiaciones del PGN y “disponer de un margen de financiación prudente para hacer frente a eventuales choques económicos que puedan presentarse en 2021”.

El repunte del crecimiento para 2021 será mayor a 4%
El Gobierno, el Banco de la República, los principales centros de pensamiento del país y varios organismos multilaterales concuerdan en que la reactivación económica de Colombia se acentuará en 2021 y el rebote pospandemia será superior a 4%.

En principio, el Ministerio de Hacienda prevé un crecimiento en el Producto Interno Bruto (PIB) para el próximo año de entre 4% y 5%; el Emisor estima un alza de entre 4% y 7%, con media de 5%; Fedesarrollo pronosticó un crecimiento de 4,4%; el Fondo Monetario Internacional (FMI), de 4%; el Banco Mundial, de 4,2%, y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), de 5%.

El empleo se reactivará, pero aún seguirá en dos dígitos
Entre abril y julio, Colombia vio las peores cifras de desempleo en su historia, con más de cinco millones de personas que entraron en desocupación y tasas superiores a 20%. Sin embargo, tras la reapertura económica, mes a mes, el mercado laboral se ha recuperado y, a octubre, la tasa bajó a 14,7% y los desocupados adicionales a dos millones.

Aunque las cifras son preocupantes, el otro año reflejará mejores resultados y, según el Banco de la República, el índice se estabilizará en un promedio de 15%. Los retos para el Gobierno son formular una reforma laboral que estimule la contratación y el empleo formal para mujeres y jóvenes.

El petróleo subirá de US$50 por barril el próximo año
La dependencia de la renta petrolera continuará en Colombia el otro año. La afectación en los precios internacionales de crudo, que lo llegaron a ubicar en US$1 y por varias semanas en menos de US$20, también golpearon a la Nación.

La reactivación de la economía global generó un impacto positivo en la demanda del petróleo, por lo que, después de que el Ministerio de Hacienda previó un barril negociándose, en promedio, a US$43, ahora estima que el próximo año el valor subirá a US$51, lo que facilitaría la llegada de recursos petroleros, según las previsiones del Gobierno en el Marco Fiscal de Mediano Plazo.

La inflación se acercará a la meta de 3% del Banco de la República
La pandemia afectó el consumo de los colombianos y la inflación en 2020 terminará en un promedio de 1,8%, según las principales autoridades económicas del país.

Para 2021, con las diferentes medidas para fortalecer el consumo, la demanda y la liquidez tomadas por el Banco de la República, como la reducción histórica en las tasas de interés de referencia de 4,75% en abril a 1,75% para cierre de 2020, conllevarán a que el costo de vida de los colombianos se ubique entre 2,8% y 3% el próximo año, nivel que tranquiliza al Banco Central, pues su meta es de 3%.