Laboral

Los beneficios de las cooperativas


Conozca cuáles son los jugadores más grandes en este sector y qué aportes han dado a la sociedad

Entre las cooperativas que participaron de las iniciativas, como el Grupo Comeeva, entregaron más de 10.000 mercados

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co

El sector de las cooperativas de salud tuvo que asumir un doble reto desde el comienzo de la pandemia por el covid-19: el cuidado de los pacientes y de su propio personal médico. Con medidas de bioseguridad autorizadas por el Ministerio de Salud, la delimitación de los espacios y la preservación de seguros como el de vida, o el de accidentes, estas empresas tuvieron que doblar esfuerzos durante la crisis, al igual que muchos otros sectores de la economía.

Según Confecoop, “las cooperativas de salud en Colombia representan uno de los instrumentos principales del desarrollo económico y social de las comunidades en Colombia”, por lo que durante la pandemia, en la que operan como sector prioritario, las medidas tuvieron que tomarse rápidamente.

“Tuvimos que reaccionar muy rápido, pero también ha sido un tiempo en que nos hemos tenido que reinventar y apuntar hacia la digitalización”, indicó Sandra Estupiñán, gerente de Coodontólogos.

“Adaptamos todos los protocolos de bioseguridad aprobados por el Ministerio de Salud, como los controles a las entradas de las clínicas, lavado de manos y el correcto distanciamiento en las salas de espera. Nuestra prioridad es el cuidado de los pacientes, pero también de nuestro personal profesional, por lo que debemos ser muy estrictos con las medidas”, agregó.
A futuro, Estupiñán aseguró que deben continuar con la digitalización.
donaciones

A través de su campaña ‘Activemos la fuerza de la cooperación’, el Grupo Coomeva entregó más de 10.000 mercados a más de 4.000 familias en 26 ciudades de todo el país.

Este plan de alivios fue aprobado para continuar con las ayudas que vienen siendo entregadas desde abril y que han sido lideradas por la cooperativa, asociados y colaboradores para entregar bienes de primera necesidad a familias colombianas que viven de la economía informal y que sufren los impactos por la falta de ingresos y de alimentos.

Los recursos para otorgar estas ayudas provinieron de $330 millones disponibles de las donaciones institucionales y voluntarias obtenidas en la primera campaña y $800 millones como donación institucional aprobada por el Consejo de Administración del Grupo Coomeva.