Tecnología

Industria fintech


A nivel mundial, esta industria atrae US$58.000 millones

La ventaja de blockchain es que es prácticamente imposible alterar la cadena de datos en todos los servidores.

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

La tecnología blockchain (cadena de bloques) tuvo origen en 1991 cuando Stuart Haber y W. Scott Stornetta describieron el primer trabajo sobre una cadena de bloques asegurados criptográficamente. La misma logró notoriedad en 2008 debido al bitcoin y, según publicó MarketWatch, para 2022 se proyecta un crecimiento anual de 51% para varios mercados, como el de las instituciones financieras o el de Internet de las Cosas (IoT).

“Su funcionamiento puede resultar complejo de entender si se profundiza en los detalles internos de su implementación, pero la idea básica es sencilla. En el caso de las criptomonedas se podría pensar como el libro contable donde se registra cada una de las transacciones”, comenta Camilo Gutiérrez, jefe del laboratorio de Eset Latinoamérica. Su utilidad, impulsada y aprovechada por el boom de las monedas digitales, permite hacer transferencias de datos o transacciones de forma segura y más independiente. Es así como se eliminan intermediarios en este tipo de operaciones que hasta su surgimiento eran indispensables.

De acuerdo con Eset, “en cada bloque se almacena una cantidad de registros o transacciones válidas, información referente a ese bloque, su vinculación con el bloque anterior y el bloque siguiente a través de un código único que sería como la huella digital del bloque. Cada bloque tiene un lugar específico e inamovible dentro de la cadena. La cadena completa se guarda en cada nodo de la red que conforma la blockchain, por lo que se almacena una copia exacta de la cadena en todos los participantes de la red”.

La ventaja de blockchain es que es prácticamente imposible alterar la cadena de datos en todos los servidores, dada la gran cantidad de los mismos y sus distintas ubicaciones.

Por estos altos niveles de seguridad que otorga, se proyecta como una tecnología innovadora para empresas y pieza clave en la cuarta revolución industrial. Bajo este sistema se prevé que las criptomonedas consoliden en 2024 un valor de mercado de US$2,9 billones.