Transporte

Transportes modernos


Conozca las apuestas de Bogotá, Medellín y Cali por una movilidad sostenible

Bogotá busca incluir más de 3.000 buses con tecnologías de baja emisión desde principios de 2020 y Medellín más ciclorrutas

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

Con las alertas encendidas en materia de contaminación ambiental alrededor del mundo, el sector transporte es uno de los que más cambios tendrán en la próxima década en medio del tránsito a tecnologías sostenibles y reducción de la huella de carbono. Debido a ello, las tres principales ciudades del país ya tienen preparada una estrategia puntual para 2020.

El plan más ambicioso está en Bogotá, pues la ciudad busca configurar la flota eléctrica más grande del país con alrededor de 379 buses que entrarán a operar en las zonas las de Usme y Fontibón con rutas zonales, las cuales en su mayoría tendrán conexión con el componente troncal de Transmilenio, de acuerdo con la entidad.

A su vez, el proceso licitatorio de dichos vehículos contempla dos etapas en las cuales se prevé la llegada de más de 3.000 buses nuevos. De ese total, el primer lote ya está adjudicado, mientras que el segundo está previsto para el próximo mes. Este refuerzo traerá 2.655 vehículos de cero y bajas emisiones con estándar mínimo de emisión Euro VI, agregó la información.

“Con la llegada de la tecnología eléctrica cero emisiones al Sitp cumplimos un sueño que se había propuesta esta administración, y por el cual trabajamos fuertemente, para dejar una ciudad con un mejor servicio de transporte público, con tecnología de punta y amigable con el ambiente”, aseguró la gerente general de Transmilenio, María Consuelo Araujo.

Por su parte, Cali también tiene proyecciones optimistas para 2020, pues su meta es poner más de 1.000 buses eléctricos para mejorar la sostenibilidad en el transporte de la ciudad, así como mejorar las frecuencias del sistema. Actualmente hay 26 buses eléctricos, 21 a gas y 109 buses eléctricos adicionales que ingresarán a las calles de la ciudad antes de finalizar el año.

LOS CONTRASTES

  • María Consuelo AraujoGerente general de Transmilenio

    “Se busca unificar todo el transporte público de la ciudad en un mismo sistema intermodal con buses zonales, troncales, cable, bicicleta, espacios amplios para peatones”.

  • Alejandro FrancoDirector de Ruta N

    “Junto con el Metro de Medellín, estamos trabajando en el diseño de soluciones de micromovilidad eléctrica de primera y última milla que conecte a las personas”.

Cabe resaltar que estos buses no son troncalizados sino semitroncalizados, por lo que transitan por todo Cali con el propósito de configurar un sistema que pueda conectarse al Mio, y que a su vez pueda integrar otros medios de transporte como la bicicleta o el cable.

En el caso de Medellín, la ciudad ya cuenta con 17 buses eléctricos operando de 64 que iniciarán su funcionamiento antes de 2020. Con su implementación, se espera que la emisión anual de CO2 se reduzca en más de 3.000 toneladas.

Dichos buses también vienen equipados con WiFi y cámaras de seguridad, además de contar con dos plantas y elevadores para personas en condición de discapacidad, según reportes de la Alcaldía de Medellín.

En cuanto a las metas de micromovilidad sostenible para 2020, Ruta N lidera en la actualidad un proyecto que busca empezar a generar 250.000 viajes diarios en toda la ciudad para con un estimado de 50.000 a 60.000 personas que empiecen a usar estas nuevas opciones de transporte eficiente y amigable con la calidad del aire, según comentó el director de la compañía, Alejandro Franco.

“El proyecto tiene tres grandes componentes: vehículos eléctricos como bicicletas, patinetas, carros y posiblemente motos, integración física y tarifaria con el sistema de transporte público y flota suficiente para atender al menos unos 250.000 viajes diarios en toda la ciudad”, dijo.

La bicicleta es el referente

El gerente de la bicicleta de Bogotá, David Uniman, destacó que los viajes en este medio de transporte siguen creciendo en la capital, pues ya llegan a más de 800.000 al día. “Más o menos por cada dos viajes en carro hay uno en cicla, y en ellos no se utiliza ni una décima parte del espacio urbano, además que no contamina”, agregó.

En materia de infraestructura, el ejecutivo destacó que Bogotá cuenta con la red más grande de Latinoamérica, que posee cerca de 560 km en la red de ciclorrutas. A su vez, mencionó que en la administración de Enrique Peñalosa se hicieron 120 km nuevos y se dejan 150 km que vienen a través de grandes proyectos como el metro, Transmilenio y otros planes con el acueducto, que van ligados a la renovación de parques lineales como el río Fucha, que tiene 18 km de ciclorruta.

Cali no se queda atrás con el tema de la bicicleta, pues la Alcaldía está desarrollando un estudio con la Universidad del Valle para la creación de un sistema de bicicletas publica para la ciudad. Su entrega final, que se realizará en diciembre, contará con escenarios para la contratación, todo lo que tiene que ver con costos de inversión, mantenimiento y zonas de la ciudad que necesitarían de este servicio.

En el caso de Medellín, la ciudad ya cuenta con el sistema de bicicletas públicas EnCicla, que trabaja de manera conjunta con los municipios de la región del Valle del Aburrá y cuyo funcionamiento dio inicio en 2011 y se esperan más avances.