Construcción

Cerritos, el nuevo desarrollo inmobiliario de Pereira


Conozca los proyectos que se están desarrollando en esa parte de la capital de Risaralda

Otro de los temas clave en materia de riqueza ambiental dentro de la zona de Cerritos es la alta presencia de guaduas en su territorio.

Sebastián Montes

Los bosques tropicales son considerados como los ecosistemas más importantes, diversos, complejos y vitales del mundo según Greenpeace. Además, cuentan con una variedad importante, sobre todo en los ríos de la cuenca amazónica, que incluyen biomas adyacentes como los bosques secos.

Estos últimos tienen un valor importante en Pereira, sobre todo si se tiene en cuenta que alrededor de 30% de sus suelos cuentan con cobertura boscosa. Dicha tendencia se expande hacia los corregimientos aledaños como Cerritos, localizado hacia la parte centro occidental del municipio y a 15 kilómetros de la ciudad.

De acuerdo con una investigación realizada por la Universidad Tecnológica de Pereira (UTP), la principal fortaleza con la que cuentan los suelos del corregimiento de Cerritos tiene que ver con su ubicación geográfica, la protección de las zonas forestales que se lleva a cabo en el lugar gracias a las reservas naturales de la sociedad civil, orientada por la diversidad de agroecosistemas allí presentes.

No obstante, uno de los principales problemas de la zona en materia ambiental tiene que ver con un uso inadecuado del suelo, la escasez de recursos hídricos y una amplia brecha socioeconómica que se hace presente. Además, la alta valorización de la tierra y la presión vial, junto con la proyección de expansión urbana de Pereira hacia Cerritos, se alzan como amenazas a estos bosques.
De acuerdo con la Asociación Red Colombiana de Recursos Naturales de la Sociedad Civil (Resnatur), lo importante de estos espacios es que cuenten con un doble componente entre conservación y producción sostenible. A su vez, la directora de la institución, Stefanía García, mencionó que “un reto que tienen las asociaciones de reservas de la sociedad civil es brindarle sostenibilidad financiera para que las personas puedan obtener recursos desde ella, y que haya un apoyo por parte del Estado para incentivar el pago por servicios ambientales”.

La ejecutiva también aseguró que es importante el reconocimiento de esas figuras de conservación, estén o no registradas ante Parques Nacionales Naturales de Colombia y el Ministerio de Ambiente, porque “son los actores clave a nivel local”. “Estas personas siguen conservando y generando conectividades con otras áreas de protección pública para tránsito de biodiversidad, regulación hídrica, estabilización de suelos, y es una figura que puede garantizar la sostenibilidad”.

Otro de los temas clave en materia de riqueza ambiental dentro de la zona de Cerritos es la alta presencia de guaduas en su territorio. De acuerdo con el investigador de la UTP, Juan Carlos Camargo, comentó que la guadua angustifolia, que crece entre 900 y 2.000 metros sobre el nivel del mar (msnm), domina los terrenos del corregimiento, coexistiendo con los ecosistemas boscosos.

De acuerdo con el experto su importancia radica a que configuran un refugio para especies de fauna, mamíferos, aves reptiles e insectos y son muy importantes por la provisión de servicios como biodiversidad, polinización y regulación hídrica, siendo así un hábitat importante para orquídeas, bromelias y aráceas, además de humedales.

Una investigación de la UTP reveló que, desde 1989 hasta 2016, se han perdido 85,8 hectáreas de guadua y 72,7 hectáreas de bosque al año. “Entre los dos, la tasa de pérdida es de 158,5 hectáreas al año”, aseguró Camargo.
Dada esta riqueza, los proyectos urbanísticos de la zona tienen el reto de construir bienestar sin destruir la diversidad ecológica de la zona y al contrario ser parte de esta.