Minas

Especial Minas y Energía


La minería hace parte de la historia del país, ha sido una actividad clave para el desarrollo regional y el progreso de muchas comunidades. Por ello, a lo largo de los años este sector ha venido afrontando retos, superando dificultades y apostándole a la protección del medio ambiente con el objetivo de seguir avanzando.

Así ha evolucionado la refinería desde su creación.

César D. Rodríguez Flórez - cdrodriguez@larepublica.com.co

Aunque la coyuntura actual muestra un futuro incierto, el sector petrolero en Colombia es uno de los más prometedores de la región, teniendo en cuenta que se cuenta con una institución que por más de 60 años ha trabajado en pro de esta industria.

Se trata de Ecopetrol, insignia del sector y del país en general. Sus orígenes se remontan a la primera mitad de siglo XX, cuando se dio la entrada a territorio nacional de la Standard Oil de Nueva Jersey, exactamente en 1920.

Su ingreso se logró gracias a una fusión entre la International Petroleum Company (IPC), filial de la Imperial Oil Company, y la Tropical Oil Company, empresa con derecho a producir petróleo en la Concesión de Mares, ubicada en la región de Barrancabermeja, Santander, donde actualmente funciona la refinería.

El hecho fue registrado por diferentes medios de comunicación nacionales e internacionales como The New York Times, periódico estadounidense en el cual se reportó que la fusión generaba expectativas de una elevada producción en Barrancabermeja, comparable a la de los grandes pozos mexicanos, y el aumento de la inversión en exploración en Colombia y Perú.

En ese sentido, la Jersey, a través de sus filiales, se constituyó como el jugador dominante en la exploración, producción, refinación, transporte, distribución doméstica y exportación de petróleo en Colombia durante esta época, sin embargo, en 1951, con la reversión del contrato de la Concesión de Mares, terminó su dominio sobre el sector petrolero y nació Ecopetrol.

Aunque su fundación se dio en la segunda mitad del siglo XX, todo comenzó hacia 1905, cuando el gobierno del general Rafael Reyes otorgó una concesión para la explotación de petróleo a Roberto de Mares, lo que marcaría la primera parte del siglo hasta la puesta en marcha de la empresa, exactamente el 25 de agosto de 1951.

Inicialmente la empresa se estableció como de propiedad exclusiva del Gobierno Nacional y en 2003 se convirtió en una sociedad anónima, lo que permitió la capitalización de 10,1% de esta por parte de inversionistas privados, lo que significó la mayor operación de colocación de acciones realizada en Colombia.

Aunque los negocios de Ecopetrol se han movido constantemente, hay cuatro que reflejan perspectiva histórica de la compañía. El primero versa sobre el tránsito de los negocios petroleros que estaban en manos de la Concesión de Mares a la recién inaugurada Ecopetrol.

En segunda instancia se puede hablar del período entre el inicio de operaciones de la empresa hasta mediados de los años 70; época en la cual Ecopetrol, como organización empresarial, toma la rienda de los negocios, algunos después de cierto tiempo, y decide acerca de los caminos por seguir.

El tercer momento cubre el período de auge de los contratos de asociación, entre mediados de los años 70 y finales de los 90; el compromiso con la refinación y la petroquímica heredado de los sesenta se transformó en un nuevo énfasis en exploración y producción, y en un mayor empeño por integrar los negocios. Por último, el cuarto momento incursiona en los negocios de la ahora Ecopetrol S. A. durante la última década.

LOS CONTRASTES

  • Sergio Clavijo Presidente de Anif

    “Ecopetrol va a pasar de transferir 0,3% del Producto Interno Bruto (PIB) y va a llevarlo hasta 0,7% del PIB”.

  • Felipe Bayón Presidente de Ecopetrol

    “Completar un plan de gastos de capital de entre US$3.000 y US$3.500 millones este año será un desafío”.

Así lo confirmó la compañía en el libro con el que conmemoró sus 60 años de existencia. Allí, la petrolera recuerda que entre 2003 y 2006 se diseñó una estrategia para llegar a producir 500.000 barriles de petróleo equivalente en 2011.

Dicho resultado fue cumplido dos años antes y la meta fue duplicada para 2015. Además, vía impuestos, regalías y dividendos, Ecopetrol pasó de representar $5 billones en 2002 a $14 billones en 2008. Estas cifras demostraron con hechos que para el Estado colombiano era mejor tener 89,9% de una empresa fortalecida y en crecimiento que 100% de la empresa que existía a principios de la década pasada.