Educación

Defina su futuro académico


Conozca cuáles son las opciones de crédito educativo que ofrece el mercado

La oferta de cursos de ingles sigue siendo muy amplia y con bajo costo, además responde a las necesidades de cada estudiante

Julián Vélez Robledo

Cursos de inglés hay para todos los gustos y según las necesidades y por eso al momento de hacer la elección se debe tener en cuenta varios aspectos para que el resultado sea óptimo y no se pierda la inversión en tiempo y dinero.

Coinciden todos los expertos en que la oferta es cada vez más amplia: desde los cursos básicos de seis bloques hasta sofisticados niveles de escritura y conversación especializados para superar exámenes de certificación o para ser solventes en ciertas profesiones o disciplinas.

La web está llena de ofertas online, también con múltiples opciones. “El internet es una ventaja. Allí hay cursos gratis. Pero si no hay una motivación y una disciplina, no serán efectivos”, opina Olga Luz Gallego profesora de inglés con 25 años de experiencia.

Pero cuando se quiere estudiar presencialmente, lo primero que debe hacer es definir el objetivo. Hay ofertas para quienes empiezan de cero hasta los niveles más especializados. Una vez se sepa que es lo que se necesita, debe asegurarse que el curso elegido tenga los contenidos y la metodología necesarios.

Preguntarse cuál es el tipo de profesor o profesores más adecuados a su estado en el idioma y a los logros a alcanzar es también importante. Si se prioriza en que tengan el inglés nativo o en que tengan grandes habilidades en pedagogía. El número de compañeros es otra situación a considerar. A menos alumnos, más dedicación se tendrá de los profesores.

Otro factor importante a la hora de elegir un curso de inglés es el valor. La persona debe elegir un curso en el que pueda pagar todos los niveles. Que su proceso de aprendizaje no se vea truncado por falta de recursos.

Las características de horarios y sedes también son fundamentales. Hay diversidad de intensidades. Se encuentran en el mercado cursos intensivos con inmersiones de 10 o 12 horas semanales en los cuales se garantizan resultados en pocos meses, dependiendo de la disciplina.

Se aconseja que las personas estudien inglés por lo menos cuatro horas a la semana. Por tal motivo es bueno que las horas de clase se adapten a su estilo de vida. Es decir, que no se presenten interrupciones laborales, académicas o personales para asistir a las clases.

Otro consejo es que el lugar para recibir las clases sea confortable y quede en una ubicación, cercana a su casa, a su trabajo o estudio. Para Juan David Martínez profesor y traductor de la Universidad de Antioquia, “hay que mirar los objetivos y desde ahí elegir el programa o cursos que más conviene”.