Hacienda

Encuesta Empresarial 2018-II


Conozca la nota que los líderes empresariales le dan al presidente Iván Duque, a la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, a los ministros, y a algunos funcionarios del Gobierno en sus primeros 100 días de mandato.

HACIENDA

Duque, más retos que soluciones
lunes, 3 de diciembre de 2018

Algunas reformas resultan demasiado impopulares.

Andrea García

Durante su campaña presidencial, el discurso de Iván Duque tuvo especial énfasis en un gran pacto nacional que permitiera mayor equidad, legalidad y emprendimiento. Y aunque 100 días son pocos para evaluar los resultados del Gobierno en estos aspectos, son suficientes para perfilar el camino que viene.

La simplificación del sistema tributario fue una de las promesas que le permitió llegar al poder. Sin embargo, a la fecha se han presentado varios borradores en materia tributaria, lo que deja en evidencia la falta de unidad del Gobierno. Un ministro de Hacienda que hace declaraciones para después rectificarlas, una oposición en el Congreso que en ocasiones viene de su propio partido, y la presión de sacar una Ley de Financiamiento a las carreras, que pone en riesgo la sostenibilidad de diferentes programas. Al mismo tiempo, estas propuestas hacen altamente regresivo al sistema y van en contra de transformar condiciones de desigualdad.

Asimismo, las reformas administrativas que Duque ha tratado de implementar resultan demasiado impopulares, por lo que la aprobación de la gestión del mandatario ha caído. La movilización social se hace cada vez más visible, llenando las calles de las principales ciudades en contra de las propuestas tributarias.

En materia de legalidad, las líneas principales de trabajo en estos tres meses de gobierno están relacionadas con corrupción y fuerza pública. En la primera, el Gobierno se centró en el “pacto anticorrupción” como caballo de batalla para luchar contra este flagelo. Pero el pacto ha pasado lánguidamente por el Congreso, donde se han hundido dos de los 10 proyectos, otros presentan alteraciones y algunos ya están agonizando. Esta situación resulta preocupante en una coyuntura donde el escándalo por los sobornos de Odebrecht ya está en debate de control político.

Por su parte, en la segunda línea, se han implementado estrategias como “el Plan Diamante” o “El que la hace la paga”, los cuales han generado polémica por las inconsistencias de los datos presentados respecto a su efectividad. Asimismo, fueron activadas fuerzas de despliegue militares para combatir el narcotráfico, se revivió la discusión de la aspersión aérea con glifosato para disminuir los cultivos ilícitos y se suspendió la mesa de diálogo entre el Gobierno y el ELN.

Finalmente, en lo que respecta al emprendimiento y productividad preocupan dos aspectos. Por un lado, el objetivo de proteger a los sectores que cobija la economía naranja, aún tiene muchas preguntas que resolver.

Por otro lado, la administración de Duque debe estar en la capacidad de generar un conjunto de políticas que permitan mejorar la productividad, con el fin de aumentar los niveles de competitividad. No obstante, resulta difícil de garantizar, sino se desarrolla un fortalecimiento institucional que genere confianza y ayude a erradicar problemas como la corrupción. Duque tendrá que demostrar que cuenta con el liderazgo suficiente para implementar políticas que le permitan al país alcanzar la equidad, legalidad y productividad que tanto busca. Los primeros tres meses de Gobierno dejan más retos que soluciones.