Laboral

Anuario Ripe 2018


El tema de las pensiones es el mayor desafío pensional en la región. Por eso, LR le trae este Anuario Ripe con datos como el número de cotizantes por país, los regímenes que funcionan en cada nación y cómo se realizan las asesorías.

Para dar mayor liquidez, Maduro involucró al petro como su moneda de salvación

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

La crisis económica de Venezuela ha tocado máximos históricos. Mientras que el país enfrenta escenarios de pobreza que tocan a 87% de la población, los recursos también escasean en el terreno de las pensiones. Desde el 1 de septiembre, tras el cambio de cono monetario al bolívar soberano, el valor de las mismas se equiparó al del salario mínimo (1.800 o US$2,65), pero no sucedió lo mismo con el incremento del 30 de noviembre (4.500 o US$6,63). Ahora, los adultos mayores solo reciben 40% del ingreso mínimo como pensión.

Para buscar medidas alternativas que permitieran un mayor beneficio a los ciudadanos, el presidente Nicolás Maduro anunció el pago de las pensiones por medio del petro, la criptodivisa oficial de Venezuela, cuyo valor asciende a 9.000 bolívares soberanos (US$13,27). Dicha medida se materializó el 7 de diciembre, según reportes de la Superintendencia Nacional de Criptoactivos (Sunacrip).

Además de enorgullecerse de esta medida, que fue bien recibida por los adultos mayores en Venezuela, Maduro también aseguró recientemente que Venezuela “es el primer país de la región en tener una cobertura de 100%”, beneficiando a todo el público venezolano que puede acceder a las pensiones. Actualmente, ese total llega a 4,37 millones de personas.

Pese al regocijo del mandatario, la realidad es que, hoy en día, el gobierno no tiene una vía adecuada para financiar ese gasto. Según comentó el director de Econométrica, Henkel García, la emisión de dinero para las pensiones viene de parte del Banco Central de Venezuela (BCV). “En otro escenario de estabilidad macroeconómica y financiado debidamente, por supuesto que sería algo funcional y apropiado”, agregó. Por su parte, el profesor de la Universidad Metropolitana de Venezuela, Armando León Rojas, comentó que la ausencia de reformas que impidieran que los trabajadores jubilados fuesen arrastrados a la pobreza crítica, ha llevado a que los venezolanos tengan que reclamar permanentemente para que sus pensiones sean canceladas a tiempo.

Según el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), los requisitos para acceder a una pensión por vejez en Venezuela incluyen un mínimo de 750 cotizaciones semanales, además de una constancia de trabajo y una solicitud de prestación de dinero. En caso de no cumplir con el primer requisito, la entidad advierte que se puede recibir de inmediato una suma equivalente a 10% de la suma de los salarios correspondientes a las cotizaciones que tenga acreditadas. Con los ciudadanos extranjeros, se requiere una copia de la Gaceta Oficial de Venezuela en caso de ser nacionalizado.

En el régimen de pensiones, Venezuela también contempla los casos de invalidez, incapacidad laboral o sobrevivencia por muerte del pensionado que accedía antes a ese beneficio. Para pensionarse, la edad mínima que estipula el Gobierno es de 60 años para los hombres y 55 años para las mujeres. No obstante, García comentó que uno de los requerimientos para obtenerla es haber trabajado 25 años.

De momento, el régimen de pensión más extendido es el Seguro Social, que funciona como un sistema de pago obligatorio tanto para el trabajador como un aporte que debe hacer el patrono. Antes había organismos y empresas privadas con sistemas de pensiones y jubilaciones distintos al del seguro social, pero su número es bastante reducido actualmente.

El gasto de los subsidios se centraliza en el BCV

El gasto que debe hacer el gobierno venezolano para soportar el sistema pensional sale directamente del Banco Central Venezolano, que debe imprimir más dinero para soportar esta carga afectando directamente la hiperinflación en la que se encuentra el país. Según un informe de la Universidad del Zulia, los gastos en seguridad social no alcanzan en promedio 10% del PIB. Sin embargo, cualquier cambio en el sistema se ve afectado por la pérdida de valor del salario y la desaceleración económica del país.

LOS CONTRASTES

  • Henkel GarcíaDirector de Econométrica

    “Al ser un gasto financiado por el BCV, entonces este es golpeado duramente por la inflación que genera esta dinámica”.

Las tasas de reemplazo promedio son de 30%

El informe del BID muestra que Venezuela tiene la tasa de reemplazo más baja de América Latina y el Caribe, pues solo abarca 30% del ingreso laboral que haya mantenido el trabajador promedio del país. Dicho porcentaje es menor a la media oficial del reporte, que llegó a 64,7%. Además, la publicación destaca que la mayoría de países ofrecen tasas de reemplazo entre 50% y 80%. Solo Venezuela, junto con Haití, Jamaica, Antigua y Barbuda y Perú, ofrecen menos de ese mínimo. La más alta la tiene México con 107%.

La inflación seguirá aumentando en 2019

Con el aumento de 233% registrado en septiembre para los precios de los productos básicos y el agravamiento de la crisis, el fmi proyecta una inflación de 10.000.000% para 2019.

PIB: Según los datos del Parlamento venezolano, ante la ausencia de cifras oficiales, la economía se contrajo 29,8% en el tercer trimestre, en parte porque la producción petrolera durante este periodo acumuló una caída de más de 40%.

Desempleo: Venezuela registra la tasa de desempleo más alta del mundo de acuerdo con información del FMI, pues alcanza un total de 34,3%. Sudáfrica ocupa el segundo lugar, siete puntos porcentuales por debajo del país vecino.

Inflación: Para 2018, la tasa de inflación de Venezuela también es la más alta del mundo según el FMI. La cifra, que alcanzó 1.370.000%, supera por 1,26 millones de puntos porcentuales a Sudán del Sur, que alcanzó 106,4% en las proyecciones de la organización.

Exportaciones: La crisis económica de Venezuela ha impedido que muchas cifras oficiales no estén actualizadas a 2018. Uno de ellos es el monto anual de exportaciones, cuyo dato más reciente es de 2016. Según el atlas del MIT, llegó a US$26.600 millones.

Tasas de interés: Según el Banco Central de Venezuela (BCV), las tasas de interés pasivas en Venezuela para los depósitos de ahorro alcanzaron 12,54% en el tercer trimestre de 2018. Por su parte, las tasas de interés activas para préstamos llegaron a 22,06% en el mismo periodo.